El día del “Nunca más”

El día del “Nunca más”

Por Departamento Web

¿Qué problema no quiere tener nunca más en su vida?

El profeta Samuel es uno de los más destacados del Antiguo Testamento. Él era un hombre temeroso a Dios y dedicado a Su servicio.

Durante toda la vida, no hubo nada que desacreditara su conducta. Por eso, cuando se dirigía a Dios, todas sus peticiones eran atendidas. Dentro de estas peticiones estaba la derrota de los filisteos que fueron en contra del pueblo de Israel.

“Y Samuel tomó un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto al Señor; y clamó Samuel al Señor por Israel, y el Señor le oyó. Y aconteció que mientras Samuel sacrificaba el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Mas el Señor tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel” (1 Samuel 7:9-10).

Los israelitas, al notar que Dios intervino en favor de ellos y que el enemigo fue desmoralizado, persiguieron a los filisteos y los derrotaron completamente.

Así, en cuestión de horas, la amenaza de los filisteos fue disipada de Israel, y el estado de protección divina permaneció.

“Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó el Señor. Así fueron sometidos los filisteos, y no volvieron más a entrar en el territorio de Israel; y la mano del Señor estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel” (1 Samuel 7:12-13).

La piedra fue el símbolo del socorro del Señor en un momento de gran tensión para Israel

El obispo Renato Cardoso explicó que Samuel fue una persona obediente a la Palabra de Dios. Por eso, en el momento en que clamó al Señor, fue respondido rápidamente y “Nunca Más” los filisteos volvieron contra el pueblo de Israel.

“Samuel colocó una piedra que dividió los límites de la frontera entre la nación de Israel y la nación de los filisteos. Y, por medio de la obediencia a la Palabra de Dios, y del sacrificio físico y espiritual, definitivamente resolvió el problema de los enemigos de Israel. Y, para marcar aquella victoria, tomó una piedra y la colocó allí. Llamó a la piedra EBEN-EZER, que significa Piedra de ayuda, un símbolo de nuestro Señor Jesús.

Nunca más, durante toda la vida de Samuel, los filisteos se levantaron contra el pueblo de Israel.

¿Cuál es el problema que nunca más quiere tener en su vida?

Decepción amorosa, situación financiera deplorable, familia destruida, entre otros son solo algunos problemas que miles de personas han enfrentado y de las que desean librarse. Pero, muchos no saben qué hacer para que “Nunca Más” pasen por estas situaciones.

Este domingo, en todos los Centros de Ayuda Universal, se llevará a cabo el día del “Nunca Más”. Una campaña de fe que le hará colocar una piedra sobre todos sus problemas y vencer.

Participe hoy mismo en una reunión del Centro de Ayuda Universal, en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya, y en la sede del Centro de Ayuda Universal más cercano a su domicilio.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/03/13/el-dia-del-nunca-mas-3/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games