Tras perder todo, parecía imposible levantarse, pero no lo fue…

Tras perder todo, parecía imposible levantarse, pero no lo fue…

Por Departamento Web

“Mi familia y yo teníamos un negocio próspero, pero comenzó a quebrar y lo perdimos junto con otras cosas materiales que habíamos logrado, como casa y auto. Buscamos ayuda en personas a las que antes les habíamos extendido la mano, sin embargo, nos la negaban. Esta situación provocó problemas entre los integrantes de mi familia, así como que mi madre y yo enfermáramos.

Pese a tener una carrera universitaria, no me daban empleo y, por ende, me deprimí y empecé a creer que el suicidio era una alternativa para salir de tantos conflictos. El programa de televisión del Centro de Ayuda Universal fue el medio que Dios usó para que pudiera llegar a Él, pues una persona estaba contando su historia de superación que se parecía mucho a lo que yo estaba pasando en ese momento. Aunque al principio dudé en ir, mi necesidad de solucionar mis problemas era mayor, así que vencí los prejuicios y fui.

Conforme fui, noté cambios: sentí seguridad, la tristeza se fue yendo y las ganas de vivir volvieron. Cada reunión me enseñaba algo y al poner mi fe en acción, sucedieron grandes bendiciones, como de obtener los recursos económicos para poner un negocio como el que teníamos antes y, después, abrir uno más. La relación familiar también se fortaleció y nuestra salud se reestableció.

La mejor de las bendiciones es saber que el Espíritu Santo está adentro de mí”, Diego.

En tus problemas, Dios ve una oportunidad

Nadie va al médico si no está enfermo. Nadie busca luz si no está en la oscuridad. Por más intensa que sea la luz, no se resuelve el problema del ciego. Por más alto que sea el sonido, no se responde a la necesidad del sordo…

Por otra parte, nadie puede ser salvo si no se considera perdido. Nadie conoce al SEÑOR Dios por casualidad. Tiene que existir una razón por la cual la criatura Lo busque y Lo encuentre. Job era perfecto, recto, temeroso del Señor y apartado del mal. Respondía a las exigencias espirituales y morales que agradaban al SEÑOR. Pero no Lo conocía. Fue necesario el permiso Divino para que el diablo lo hiriera y se creara la necesidad de conocer la Grandeza del SEÑOR, en el que Job creía, pero a Quien no conocía. Y esbozara la necesidad de Salvación.

¿El diablo ayudó al Señor? No. Pero Dios aprovechó el mal para hacer el bien. “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Génesis 50:20). Dios es el mismo, el diablo es el mismo y la humanidad es la misma. Dios continúa queriendo salvar y proporcionar vida de calidad y eterna. ¡Búscalo con fe!

Ayuno de los Casos Imposibles, sábado a las 8am, 10am, 12pm, 3pm y 7pm

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/02/08/tras-perder-todo-parecia-imposible-levantarse-pero-no-lo-fue/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games