El carácter hace al hombre

El carácter hace al hombre

Por Departamento Web

La parte más importante de un gran edificio es la que nadie ve: los cimientos. Con cimientos firmes, la construcción puede crecer y el resto se mantendrá fuerte y resistente a cualquier tempestad. Sin embargo, si los cimientos son débiles o están mal construidos, el edificio puede crecer e incluso ser bello, pero tarde o temprano se derrumbará”, afirma J. Edington, especialista en temas financieros.

Del mismo modo, la vida de quien quiere ser grande y tener éxito se apoya en un cimiento que nadie ve y que debe ser fuerte: el carácter. Su base es la ética y los griegos llamaban “ethos” al conjunto de acciones y hábitos que permiten que las personas se relacionen de una manera sana con los demás. El cristianismo sintetiza muy bien ese concepto cuando enseña: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas” (Mateo 7:12).

Es la manera más práctica de cumplir los mandamientos de Dios y también la ley de los hombres. Si se mantiene eso en mente, no mentirás, a menos que quieras que los demás te mientan. Nunca traicionarás porque no te gustaría ser traicionado. Nunca engañarás porque no te gustaría que te engañen, No perjudicarás a nadie porque no te gustaría ser perjudicado.

“Nadie desea hacer negocios con una persona mentirosa, deshonesta y tramposa. Tú no confías en una persona que tiene mal proceder. Puede parecer que a la persona deshonesta le va bien en determinado momento, pero su éxito no dura mucho.

Aunque gane dinero, seguramente no será feliz en su vida amorosa, ni tendrá paz de espíritu, mucho menos será una persona realizada. Y como sabemos, el éxito abarca todas las áreas”, finaliza Edington.

Tras haber perdido, resurgieron por medio de la fe en Dios

“Mi familia y yo teníamos un negocio próspero, estaba terminando mi licenciatura, tenía casa, auto, una relación estable… ¡no me faltaba nada! Sin embargo, las cosas se complicaron y perdimos toda esa comodidad, llegamos al punto de vivir del reciclaje. Caí en depresión porque mi pareja me dejó y porque pedí una oportunidad en más de 20 trabajos, pero no me la daban.

Mi padre conoció el Centro de Ayuda Universal y, por medio de él, llegué. Me motivó ver que, a pesar de todo, mantenía la fe. Ahí, volví a recobrar la tranquilidad, vi la vida desde otra perspectiva y, por medio de mi obediencia a la Palabra de Dios, los cambios aparecieron: emprendimos un negocio que prosperó tanto que tuvimos que abrir otro. ¡Hoy somos muy felices!”, Diego Edgar.



“Perdí una empresa exitosa debido a mi problema de adicción al alcohol que duró cerca de 20 años, casi pierdo la vida por una congestión alcohólica. Además de sentirme perdida y confundida, esto me provocó muchos conflictos con mi esposo, nos distanciamos y estuvimos al borde de la separación. Me sentía triste, devaluada como persona y creía que ya no había solución para mí.

En medio de ese caos, una amiga me habló del Centro de Ayuda Universal y, aun-que me resistí por un tiempo, me di la oportunidad. Lo primero que recibí fue paz, pero seguí yendo y conquisté otras cosas, como superar los vicios, restaurar la confianza en mí misma y la relación con mi esposo. Ahora, estamos emprendiendo un negocio juntos, ¡nos está yendo muy bien!”, Martha González.



comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/01/07/el-caracter-hace-al-hombre/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games