Cuando Dios quita…

Cuando Dios quita…

Por Social Media

La Biblia cuenta que el pueblo de Israel estuvo 40 años en el desierto, ¡40 años! ¿Cómo sobrevivir durante todo ese tiempo en medio del desierto? No se puede cazar porque no hay animales, no se puede pescar, no se puede criar ganado, no hay tierra para sembrar. Pero Dios había pensado en todo, en Sus planes no hay errores. ¿Qué hizo Él para sustentar a aquel pueblo?

Cada mañana, Él envió el maná, los israelitas no necesitaban hacer nada, al despertar ahí estaba el maná para ellos. Pero, el pueblo se acostumbró, les gustó la idea de no hacer nada. Entonces, Dios vio a aquel pueblo y dijo: “Voy a quitar el maná, porque quitando el maná ellos se obligarán a levantar y luchar”.

Un día, cuando se despertaron temprano para agarrar el maná, ellos dijeron: “¿Dónde está el maná?” A partir de ese momento, dejó de haber maná (Josué 5:12).

A veces, Dios hace que lo que representa el maná de tu vida cese para que salgas del confort, para que te levantes. Hay cosas que Dios permite en nuestra vida para que nos indignemos, para que oremos más y fortalezcamos nuestra fe.

Cuando Dios quita el maná, ¿qué nos puede dar? Cosas nuevas para ti.

 

 

“Estaba mal espiritualmente, en la salud, economía y matrimonio”

 

 Norma

Mi vida era puro sufrimiento al grado de tener solamente pensamientos de querer morirme. Espiritualmente estaba muy afectada: me volví muy miedosa debido a que veía apariciones y me pasaban muchas cosas anormales. ¡No tenía paz! Incluso, ya no salía de mi casa y, cuando lo hacía, sentía que alguien me perseguía.

Entre mi esposo y yo las cosas tampoco iban bien, estábamos distanciados y llegué al punto de decirle que era mejor separarnos. Mi salud tampoco estaba bien: me dio migraña, gastritis, colitis, me salieron quistes, miomas, tumoraciones en los senos y un problema en mi columna no podía caminar bien. Y por si fuera poco, perdí mi departamento y tuve que buscar un lugar rentado.  

Aunque busqué una salida en muchos lados, sólo la encontré cuando llegué al Centro de Ayuda Universal por una invitación de un amigo de mi esposo. Algo que llamó mucho mi atención es que cada día se dedica a un problema en específico y que los sábados es especial para los casos considerados imposibles. ¡No dude en acudir! Los empezaron a aparecer conforme perseveraba…

Hoy puede contarles que ya no tengo quistes, miomas, tumoraciones y las enfermedades, los estudios lo comprobaron. Más tarde, mi economía floreció: pude recuperar mi departamento. En mi familia y matrimonio estamos muy bien, hay comunicación y amor. No fue fácil, pero gracias a que no desistí, estoy contando el cambio de mi historia”.

 

 

Sigue leyendo: La puerta que Dios cierra

Ofrenda Online

Santo Culto: Que no le falte lo más importante

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/08/17/cuando-dios-quita/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games