La oración: el único canal de comunicación entre el hombre y Dios

La oración: el único canal de comunicación entre el hombre y Dios

Por Departamento Web

¿Usted sabía que la oración es el único canal de comunicación entre el hombre y Dios? Por medio de esta mantenemos la comunión con el Señor Jesús, y cuando hacemos una oración sincera y honesta, estamos abriendo nuestro corazón ante el Señor; esta es la oración en espíritu y en verdad de la cual habla la Biblia.

Y, al orar así, desarrollamos fuerzas espirituales que nos garanticen victorias. Fue exactamente lo que sucedió con el apóstol Pablo y su amigo Silas, la Biblia dice que, al ser encarcelados, clamaron a Dios en oración y las cerraduras que los aprisionaban fueron destruidas.

“Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo. Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí” (Hechos 16:23-28).

Pablo y Silas fueron encarcelados en la ciudad de Filipos y, aun estando encerrados por amor al Evangelio, ellos no murmuraron, pero su situación solo cambió cuando decidieron poner en práctica la oración.

Durante uno de los programas de “Habla Que Te Escucho”, transmitido por la Red Aleluya, el obispo Renato Cardoso habló sobre este pasaje bíblico de Pablo y señaló que cuando una persona pone en práctica la oración, es capaz de invertir una situación, sea cual sea.

“En la prisión, el carcelero recibió órdenes y echó a Pablo y a Silas en un lugar que sería aparentemente seguro, pero ellos estaban encadenados y eran tratados como basura. En lugar de reclamar, oraron y, de repente, el poder de la oración hizo que aquella situación se invirtiera. Entonces, vino un gran terremoto y las puertas de la prisión se abrieron, pero el carcelero que respondía por la seguridad de todos —viendo la situación—, temió por su vida”, enfatizó el obispo Renato.

Y continuó: “Después de ver que todos estaban en el mismo lugar, a pesar de ser libres, aquel carcelero temió a Dios y recibió la oportunidad de ser salvo. ¡Vea qué cambio de situación, qué cambio de destino! Este es el poder de la oración; tal vez, usted está angustiado con una situación, entonces, ¿por qué no hace lo mismo que Pablo y Silas? Ellos no reclamaron contra Dios, sino que usaron la situación como una oportunidad para ganar al carcelero y su familia para el Reino de Dios. ¡Use el poder de la oración!”, orientó el Obispo.

Si usted es prisionero de una situación difícil y, aparentemente, no hay forma de salir, haga lo mismo que el apóstol Pablo y su compañero: crea que la oración —cuando es hecha con sinceridad y fuerza— puede cambiar su situación.

Asista este domingo a las reuniones que se llevan a cabo en todos los Centros de Ayuda Universal, son cuatro horarios 7:30 a. m., 3 p. m., 6 p. m. y, especialmente, a las 10 de la mañana. Haga clic aquí para encontrar la dirección que se encuentra más cerca de usted.

  • Haz tu donación y ayúdanos a rescatar vidas

Ofrenda Online

¿Hay felicidad en el matrimonio sin un acuerdo de la pareja?


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/08/11/oracion-canal-comunicacion-hombre-y-dios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games