La importancia de tener el Espíritu Santo

La importancia de tener el Espíritu Santo

Por Departamento Web

Es imposible guiar nuestra vida en este mundo sin tener la presencia del Espíritu Santo dentro de nosotros. Él es el responsable de darnos fuerza, discernimiento, sabiduría y poder para enfrentar las dificultades que surgen en el día a día, tal y como lo relatan las Santas Escrituras en el libro de Hechos 1:8:

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

Infelizmente, muchos cristianos terminan despreciando al Espíritu Santo por no entender la necesidad de nacer de Dios. Eso genera una serie de consecuencias, como explicó el obispo Edir Macedo, el sábado 5 de mayo, en una reunión realizada en Río de Janeiro y transmitida para todo Brasil por videoconferencia.

“El diablo vio la debilidad del ser humano, entonces, él le pondrá una trampa a esa criatura, para que caiga. Pero, cuando tenemos el Espíritu Santo, nuestro enfoque jamás se desvía, porque el propio Espíritu Santo no conduce a esa actitud. El Espíritu Santo es el que genera en nosotros la indignación contra el pecado y contra el diablo. Dios es quien nos impulsa a buscar lo correcto”, resaltó el Obispo.

La necesidad

El Espíritu Santo es quien nos libera de los problemas que provienen del mal y nos proporciona la paz interior, la que no se debilita en medio de las adversidades. El propio Señor Jesús afirma eso en Su palabra, en Juan 4:14:

“Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:14).

El agua a la que Él se refiere es el Espíritu Santo, que transmite paz, alegría y buenos frutos. Quien tiene el Espíritu no necesita de otros para ser feliz, como explicó el obispo Macedo. “El Espíritu Santo nos proporciona una felicidad que no depende de tener bienes materiales, amistades, relaciones. Aunque no tengamos nada de eso, ya somos felices, Él ya es suficiente”.

Es como el aire que respiramos. “De la misma forma que respirar es fundamental para nuestra vida, el Espíritu Santo es el aliento de Dios para que nosotros permanezcamos en la fe con el Señor Jesús”, concluyó el Obispo.

La conquista

Por lo tanto, el ser humano solo puede estar completo cuando esté lleno de esa fuerza. Para eso, es necesario entregarse a Dios, no solo aceptarlo como Señor de su vida. Es necesario estar dispuesto para hacer Su voluntad.

El Bautismo

Para lograr el bautismo con el Espíritu Santo, es necesario estar atento a los tres pasos indispensables: la conciencia de que no recibirá el Espíritu Santo por mérito; el querer, que va más allá de desear algo; y el pensamiento, que consiste en tener la mente en las cosas de lo Alto, es decir, vivir en Espíritu.

Cuando estas conductas sean colocadas en práctica, solo es suficiente esperar, pues el bautismo puede suceder en cualquier momento; en casa, en el trabajo, en la calle o en la Iglesia, no habrá más obstáculo para que el Señor Jesús le bautice con el Espíritu Santo.

Usted, lector, ahora mismo, en donde esté, haga una oración y decida que servirá, a partir de hoy, a Dios y comprométase a obedecerlo. Eso transformará su vida.

A continuación, vea con más detalle los tres pasos esenciales para recibir del Espíritu Santo.

Primer paso: Conciencia

Es necesario estar consciente de que nadie es bautizado con el Espíritu Santo porque lo merece. El candidato debe ponerse a disposición de Dios y buscar ese bautismo con todas las fuerzas y de todo corazón, por medio de la fe en el Señor Jesucristo.

Segundo paso: Querer

Este querer no es el simple deseo de tener el Espíritu Santo, solo porque otros Lo tienen. Él debe ser visto como algo tan necesario en cuanto a la Salvación; es un querer semejante al perdón de los pecados; es un querer ardiente, por encima de cualquier otro sueño o deseo del corazón. Ese querer debe ser seguido por el pensamiento ocupado y llenado por la fe y la obediencia.

Tercer paso: Pensamiento.

El pensamiento continuo en Él debe ser tanto en casa, en el trabajo, en la calle, en la iglesia o en cualquier lugar. Lo importante es mantener la mente enfocada en Dios. En esta etapa, es necesario evitar las malas compañías o personas contrarias a la fe, distracciones comunes y todo lo demás que interrumpa su relación con el Espíritu. Es difícil, pero no es imposible. La fe exige sacrificio. Si en la conquista de los bienes materiales no se miden sacrificios, cuanto más en la conquista espiritual.

  • Haz tu donación y ayúdanos a rescatar vidas

Ofrenda Online

¿Hay felicidad en el matrimonio sin un acuerdo de la pareja?


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/08/08/la-importancia-de-tener-el-espiritu-santo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games