¿Por qué es difícil dejar de fumar?

¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Por Departamento Web

Para el fumador, encender un cigarro en la calle y aspirarlo es una actitud trivial. El acto de fumar también es algo normal mientras se toma un café, se lee un libro, se navega en las redes sociales o habla en el celular. Esto ocurre porque fumar no es un hábito aislado. Al contrario, es una práctica que, en la mayoría de las veces, se asocia a situaciones del día a día y a placeres de la vida, como comer y beber, por ejemplo.

Este comportamiento fue constatado recientemente por una investigación realizada por el Instituto Kantar Public, que entrevistó a 17 421 fumadores y ex fumadores, con 18 años o más, de 13 países.

Durante el estudio, los investigadores detectaron que los fumadores prefieren fumar mientras toman un café o té, otros por fumar después de despertarse y otros lo encienden después de un refrigerio.

A causa de este comportamiento, el abandono del vicio es perjudicado. “Es una actitud compulsiva. Las personas no logran beber un café, por ejemplo, sin encender el cigarro también. Entonces, el organismo va a estar siempre asociando a dos situaciones”, explica el psicólogo Matheus Cervi Corrêa, especialista en drogas psicoactivas.

Él explica que, generalmente, el fumador no tiene conciencia de esa asociación. “Él termina creando mecanismos en la memoria que hacen que se acuerde del cigarro cada vez que repite algo que siempre hace mientras fuma. Entonces, dejar de fumar termina siendo más difícil”.

Esa dependencia psicológica es tan intensa en los fumadores así como la dependencia biológica, provocada por las substancias tóxicas presentes en el cigarro. “La propia nicotina promueve el vicio no solo físico, sino también psicológico, pues esta afecta las actividades cerebrales”, aclara el psicólogo.

Otro hecho que convierte el acto de fumar en un hábito considerado normal es no reconocer que la propia salud puede debilitarse a causa del vicio. La mayoría de los fumadores sabe que el cigarro es perjudicial, pero no tiene conciencia de los daños físicos derivados del cigarro. “La persona se va engañando, principalmente quien es más joven, piensa que los problemas suceden con los demás y no con ella. Pero, si tiene información concreta sobre los daños, decide detenerse más rápido”, afirma.

Estos daños a la salud son bastante eficientes para motivar al consumidor de tabaco a decidir luchar por el abandono del vicio. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 6 millones de personas mueren al año en el mundo, siendo víctimas de las enfermedades que son consecuencia de uso del cigarro. De ese número, el 85% es por enfermedades pulmonares crónicas (bronquitis y enfisema), 30% por diversos tipos de cáncer, 25% por enfermedades coronarias (anginas e infartos) y 25% por enfermedades cerebrovasculares (accidente vascular cerebral).

Dificultades

La dificultad en abandonar el vicio de fumar es tan grande que, solo en Brasil, hay actualmente 18 millones de fumadores. Según la Investigación Especial sobre el Tabaquismo, fruto de una asociación entre el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional del Cáncer (Inca), el 52% de ellos piensa en dejar de fumar a largo plazo, 6.7% ya hizo algún tratamiento farmacológico y 15.2% tuvo asesoría profesional para dejar el cigarro.

Los consumidores de tabaco de antaño son los que consideran más “normal” fumar hasta el final de la vida, porque el hecho de haber sido consumidores de tabaco durante muchos años refuerza la dependencia, dificultando la decisión de abandonar el vicio.

Decidir dejar de fumar es el primer paso para empezar a no desear más que el cigarro forme parte de su vida. En seguida, es necesario reconocer que hay dificultad para lograr liberarse del vicio por sí solo.

Método de cura

La dificultad es común porque el vicio no se relaciona con la composición del cigarro, tal y como lo explica el obispo Rogério Formigoni, especialista en vicios: “El vicio no es causado por una sustancia, como la nicotina, sino que es un espíritu que causa la dependencia. Resaltó como ejemplo a una persona adicta a los juegos, que no inhala, que no bebe, no huele o se inyecta nada, pero tiene los mismos síntomas que una persona adicta al cigarro”.

Por eso, los métodos tradicionales específicos para dejar de fumar, como parches, cigarro electrónico, chicles, etc., solo funcionan durante un tiempo. “El verdadero problema del adicto es el deseo que no para. Hasta puede estar sin usarlo durante un tiempo, pero la grieta sigue latiendo en su interior y, al primer dolor emocional o ante una pérdida, vuelve a recurrir al vicio”, declara el especialista.

La principal herramienta para darle fin definitivamente al tabaquismo es la fe. “Es solamente cuando el espíritu del vicio sale para que la persona empiece a tener asco. Por eso, existe un método de cura definitivo, en el que el espíritu del vicio sale y la persona empieza a tener repulsión de aquello que lo esclavizaba”, afirma el Obispo.

¿Cómo dejar de fumar?

Si usted ya intentó de innumerables maneras liberarse del vicio del cigarro y no lo logró, o ahora decidió dejar de fumar, participe en el Tratamiento para la Cura de los Vicios, que se realiza los domingos en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución, núm. 253, Col. Tacubaya.

Miles de personas están libres de esta adicción y de otras drogas por medio del tratamiento —solamente en el año 2017, en Brasil, fueron más de 350 mil personas, y ahora, en México, puedes acudir a este tratamiento. Para más informaciones, acceda a: Tratamiento para la Cura de los Vicios.

Ofrenda Online

«Desde la infancia sufrí maltrato. Eso me llevó a salirme de mi casa y refugiarme en los vicios»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/07/28/por-que-es-dificil-dejar-de-fumar/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games