¿Cuándo me va a responder Dios?

¿Cuándo me va a responder Dios?

Por Social Media

“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará” (Hebreos 10:36-37).

En el versículo anterior, vemos que la paciencia es una virtud muy importante para que sea posible conquistar las bendiciones de Dios.

“Esa paciencia es divina. Es la que el Espíritu Santo produce. Esta es alimentada por la promesa. Cuando actúa, eres perseverante no por cuestión de tu personalidad, sino porque quieres hacer la voluntad de Dios y tienes certeza de la promesa. No sabes cuándo, pero tienes certeza. Y, por eso, esperas la promesa”, explica el obispo Renato Cardoso.

Sin embargo, no es fácil mantener la confianza de que Dios va a cumplir. Muchos incluso se presentan a Él, se entregan completamente en el Altar durante la Hoguera Santa, se dedican al máximo para el Altísimo, pero desisten a medio camino.

Tal vez, seas ese tipo de persona que quiere orar ahora, abrir los ojos y ver la respuesta en tus manos. Pero, generalmente, no es así como funciona. Cuando sabes que estás en el camino correcto, aunque el infierno se levante, sigues adelante y vences. Usa la paciencia que viene de Dios para perseverar y continuar trabajando en favor de tu vida.

“Existe un periodo entre el Altar y el testimonio, entre el día de tu entrega y tu testimonio. El cambio interno puede ser rápido, pero el externo puede llevar un tiempo. Por eso, no debes estar ansioso, diciendo: ‘Dios no me oyó, no pasó nada’”. Existe la fe que da un inicio, que da un impulso, y la fe de la confianza. Tuviste fe para subir al Altar, pero vas a tener que aprender a volar. Tendrás que mantener la confianza, creyendo a pesar de que nada esté sucediendo”, orientó el obispo.

Por eso, mantente firme en esta fe de los ojos espirituales, para que puedas ver tu vida transformada.

 

 

“Los doctores me dieron tres meses de vida”

 

Rosela Martínez

“Mi Señor hizo conmigo lo que no pudieron los médicos…

Si en un matrimonio es difícil que una de las partes esté enferma, imagínate los dos. Mientras mi esposo perdió la vista por la diabetes, yo no solo sufría epilepsia, sino que me desahuciaron por dos tumores malignos: uno en el pecho y otro en la cabeza.

Que te digan eso, cuando no hay nada bueno en tu vida y además tienes dos hijas, es como si se te acabara el mundo.

Anhelaba una esperanza y en la Universal la encontré y justo cuando hablaron de la Hoguera Santa, supe que era mi oportunidad.

Hace tres años, sufría porque me quedaban tres meses de vida, hoy en día tanto mi marido como yo tenemos excelente salud pues el recuperó la vista y suena increíble, pero desde que pisé el Centro de Ayuda, no me volvió a dar ningún ataque epiléptico y los tumores desaparecieron sin necesidad de cirugías.

Además, tengo mi propio negocio que es muy bendecido; nada nos falta. ¡El Altar fue mi salvación!”.

 

 

Tal vez te interese: ¿Cuál es más fuerte: la fe o su confianza?

Ofrenda Online

Santo Culto: Que no le falte lo más importante

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/07/27/cuando-me-va-a-responder-dios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games