Es necesario dar para poder recibir

Es necesario dar para poder recibir

Por Social Media

“Así que, todo lo que quieran que hagan los hombres por ustedes, así también hagan por ellos” (Mateo 7:12).

“Mi esposo (a) no me trata con respeto ni me presta atención”. ¿Esta frase le resulta familiar? Pero, ¿acaso usted ha puesto de su parte para remediar esto?

Quien desea recibir amor, primero debe sembrar amor. Quien desea recibir cariño, debe sembrar cariño. ¿Cuántas personas han sembrado traición, maltrato, humillación y quieren en un dos por tres recibir del otro lo que no ha sembrado?

Por eso, es muy importante aprender a dar. Probablemente lo hiciste en el pasado, pero por alguna razón, dejaste de hacerlo.

El trabajo de la Terapia del Amor radica en eso, en que logres la cura interior al limpiarte de lo que perjudica tu relación con Dios, con tu pareja, familia y las personas a tu alrededor. Date la oportunidad de ser libre de los traumas, complejos y heridas del pasado.

Cada jueves, en esta reunión, se da la bendición del cambio de espíritu, para que, por la fe, el espíritu de la soledad y la traición salgan de tu vida para que entre el espíritu del amor y la felicidad. Te esperamos en todos los horarios.

 

 

¿Qué es amar de verdad?

 

Cuando amamos de verdad, amamos con la cabeza, inteligencia, intelecto, sabiduría, razón, racionalizamos el amor. De ese modo, este se vuelve fructífero porque hay respeto, compañerismo, complicidad entre los dos. Sin embargo, hoy vemos que muchos no saben qué es eso y, lamentablemente, aún no están dispuestos a abandonar los sentimentalismos y prestarle más atención a la razón. Por eso hay peleas, actos egoístas, separaciones y demás.

¿Qué es más importante: defender lo que sientes o hacer un esfuerzo (sacrificio) para hacer feliz a esa persona que amas?

 

 

Sus celos casi destruyeron su matrimonio

 

Omar

De mi padre aprendí a cerrar mis sentimientos, a rechazar a las mujeres, las hacía llorar, las humillaba e insultaba. Pero cuando conocí a mi esposa, vi que ella era diferente.

Sin embargo, era muy autoritario y muy celoso. Desde el noviazgo la celaba, la jaloneaba y no podía verla platicando con nadie. Por lo mismo, no me desempeñaba en el trabajo, siempre me la pasaba pensando en eso. Ella no me daba motivos para ser así, al contrario, vi que era una muchacha limpia, serena. El problema fue mi inseguridad.

Aunque le decía que las agresiones terminarían al casarnos, en el matrimonio fue peor. Iba a su trabajo y la sacaba o a cada rato la llamaba por teléfono.

Hubo muchos intentos de separación, pero le decía que cambiaría, solo que durante siete años estuve prometiendo lo mismo.

Mi esposa fue quien tomó la decisión de ir a la Universal. Y para llevarme, me dijo que si no la seguía, nos íbamos a separar. Por mi inseguridad fui y al continuar participando, empecé a cambiar.

Ahora, soy un hombre muy seguro, satisfecho con la familia que tengo. Ya no hay celos, agresiones, peleas ni intentos de separación. Mi sueño de ser feliz se hizo realidad”.

 

 

 

Quizá te interese: ¿Usted está viviendo una infidelidad emocional?

Ofrenda Online

Santo Culto: Que no le falte lo más importante

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/07/18/es-necesario-dar-para-poder-recibir/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games