Bajones o subidas de azúcar tienen el mismo grado de peligro

Bajones o subidas de azúcar tienen el mismo grado de peligro

Por Social Media

La glucosa es uno de los elementos que interviene en la correcta función del metabolismo, la cual se introduce en nuestro organismo en forma de alimento. Por eso, es de suma importancia mantener controlados los niveles y llevar un estilo de vida saludable, ya que cuando estos suben o bajan, más allá de los parámetros normales, pueden poner en riesgo la salud.

Cuando los niveles de glucosa se encuentran por debajo de los 70 mg/dl se le conoce como hipoglucemia; mientras que cuando sube, superando los 350 mg/dL en adultos recibe el nombre de hiperglucemia.

Según Sylvia Colón, nutricionista, dietista y educadora en diabetes y CMC, es válido sentir miedo ante estos padecimientos y lo mejor sería tener un glucómetro que nos indique en cuanto están nuestros niveles de glucosa.

Entre los síntomas más comunes de una hipoglucemia están: sudoración, taquicardia, confusión mental, ataques de pánico y convulsiones. En caso de sufrirla se recomienda consumir carbohidratos, dulces duros o jugos de fruta y esperar 15 minutos a que el azúcar llegue a la sangre.

Mientras que en la hiperglucemia, aunque sus síntomas varían dependiendo de qué tan altos estén los niveles, los más comunes son: sed excesiva, fatiga, aumento del apetito, sequedad en la boca, visión borrosa, aturdimiento, agitación, somnolencia, respiración rápida y profunda, aliento con olor fuerte y, en casos más extremos, la pérdida del conocimiento.

Para evitar un problema mayor que derive en la muerte, en ambos casos se recomienda revisar a menudo los niveles de glucosa, tanto en niños como en adultos.

 

 

Dios hizo lo que medicamentos no hicieron: sanarlas

 

Desde hace seis años, tenía una molestia en el ojo que me provocaba dolores de cabeza. Al intentar parpadear, era como si lo trajera hinchado, incluso en el hospital me hicieron estudios para ver que era y el doctor dijo que no tenía nada. Solo me dieron unas gotas, pero no mejoraba con nada. Después de la oración, fue como si nunca hubiera estado enferma porque todo el dolor se me quitó”.

 

 

María de Jesús

Un raro dolor en mi cabeza se extendió hacia la columna, esto no me dejaba mover el cuello hacia los lados y hacia atrás. Después de varios estudios, el doctor confirmó que era la columna y aunque me medicó, no mejoraba. Hoy llegué con molestias y haciendo la oración de fe, los movimientos que no podía hacer, los hice sin ningún problema. Dios hizo un milagro conmigo al sanarme”.

 

 

Tal vez te interese: Enfermedades sin causa

Ofrenda Online

¿A quién servimos realmente?

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/07/17/bajones-o-subidas-de-azucar-tienen-el-mismo-grado-de-peligro/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games