Mayores milagros, mayores resultados, mayores bendiciones

Mayores milagros, mayores resultados, mayores bendiciones

Por Social Media

La grandeza de este segundo templo será mayor que la del primero, y en él se vivirá en paz. Yo soy el Dios de Israel, y juro que así lo haré” (Hageo 2:9).

Una de las situaciones más difíciles de la vida es haber tenido todo y quedarte sin nada. Es aún más fuerte y dolorosa que si nunca lo hubieras tenido porque, aunque lo perdiste, ya sabes que se siente tenerlo en tus manos. Esta pérdida puede ser económica, material, física, familiar, espiritual…

En el versículo de arriba, podemos observar que Dios no vive en el pasado, sino que usa el presente para bendecir el futuro de las personas que se acercan y confían, dándoles más de lo que pidieron o perdieron.

Si te encuentras en esta situación y, por más que buscas no sabes cómo salir adelante, tranquilízate, respira, confía y cree que Él hará tal y como prometió y recibirás muchísimo más de lo que esperas porque Dios no le queda debiendo nada a nadie.

Su Poder no tiene fecha de caducidad ni vencimiento… ¡tu fe tampoco!

 

 

La fe revirtió su diagnóstico desfavorable

 

Damaris López

Sufrí dermatitis fuerte durante seis meses. Además de que se veía mal, estéticamente hablando, ya que me salían muchos granitos en todo el cuerpo, me dolía y me daba comezón. Aunque se me quitaba por un tiempo, me volvía a salir. Los doctores decían que empeoraría.

No me resigné a esas palabras, al contrario, me aferré a la Palabra de Dios y empecé a participar en el Ayuno de los Casos Imposibles donde perseverando en lo que nos enseñaban, me di cuenta que los granitos desaparecían hasta que me dejaron de salir.  Hoy, puedo decir que gozo de buena salud”.

 

 

María Elena Ponce

Estaba desahuciada por una hemorragia vaginal que padecí por más de seis años. Me quitaron quistes y me hicieron cirugías en el cuello de la matriz, parecía como si abrieran una llave, de tan fuerte que era. Ni siquiera podía caminar y, por consecuencia, me dio anemia: me desmayaba y donde quiera me caía.

Primero escuché a los doctores cuando dijeron que me fuera a morir a mi casa, pues ya no tenía solución, pero algo dentro de mí decía que había una esperanza y sí, en el Ayuno de los Casos Imposibles de la Universal, la encontré. ¡Dios me sanó de lo que para los ojos humanos era imposible!”.

 

Sigue leyendo: Fe y Coraje

Ofrenda Online

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/04/24/mayores-milagros-mayores-resultados-mayores-bendiciones/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games