Desafió a su enfermedad y la venció

Por Social Media

Antes

De la noche a la mañana, se me hinchó uno de mis pies y como me impedía caminar, tuve que usar muletas. Fui al médico y me dijeron que era una úlcera, falta de circulación y ácido úrico, pero a pesar de que solicité ayuda, no encontraba mejoría. Vine aquí creyendo que Dios puede hacer por mí lo que nadie a ha podido”.

 

Después de participar en el Desafío de la Cruz, este señor dejó las muletas y no sólo logro caminar, también corrió. Esto deja en evidencia que Dios no defrauda a aquellos que deciden darle un voto de confianza. “Ahora las muletas sólo las usará de trofeo”, le dijo convencido el pastor.

 

 

¡Levántate, sí se puede!

¿Cuántas veces has escuchado “no tiene solución”, “ya no hay nada que hacer” o “solo un milagro lo(a) salvará”? Quizá, más veces de las que has querido. Y es que, cuando el diagnostico de una enfermedad es poco favorable, lo único en lo que se piensa es en qué harás. Buscas con desesperación una salida, una luz que pueda cambiar el panorama desolador en el que estás a punto de entrar, pero todos tus intentos parece que son en vano.

Querido lector, al morir Jesús en la Cruz, no solo cargó con nuestros pecados, sino con todas nuestras enfermedades (Isaías 53:4) para que no tuviéramos que sufrir con ellas. Esto quiere decir que la enfermedad no es ninguna prueba de Dios y tampoco desea vernos enfermos.

Acuérdate que Él no solo murió en una Cruz, también resucitó de entre los muertos y ese mismo Espíritu que no lo dejó postrado, también lo hará contigo. ¡Créelo y verás!

 

Tal vez te interese: Como orar aunque no tenga ganas

Ofrenda Online

«Los problemas económicos y de salud nos llevaron a tener grandes deudas»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/04/05/desafio-a-su-enfermedad-y-la-vencio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games