Que los rencores no sean parte de ti

Que los rencores no sean parte de ti

Por Social Media

Mientras Jesús comía, llegó una mujer con un frasco de perfume muy caro. La mujer se acercó a Jesús y derramó el perfume sobre su cabeza, estando sentado a la mesa. Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio? […] Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? pues ha hecho conmigo una buena obra. Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis” (Mateo 26:7-11).

Sales de tu casa, apresurado(a) para ir al trabajo, no te has despedido de tus seres queridos, pero te acuerdas que ya se te hizo tarde y, además, la diferencia de pensamientos hizo que la noche anterior tuvieras una fuerte discusión con ellos por lo que te dices que ‘al rato los verás’… pero ¿qué te garantiza que así será?

Por desgracia, no sabemos cuándo será el último día que veremos a nuestros seres amados con vida, pues si lo supiéramos haríamos todo por disfrutar cada momento con ellos haciendo a un lado los rencores.

Si, tal vez hay discusiones y malentendidos entre ustedes, pero finalmente son seres humanos distintos viviendo bajo el mismo techo, pero eso no significa que tengas que ausentarte de tu hogar ni que este se tenga que convertir en un infierno en la tierra. Jesús sabía que la hora en la que partiría estaba cerca, por eso dejó que María Magdalena lo ungiera con el perfume.

Este jueves 29 de marzo, trae un perfume para que sea consagrado y con él puedas ungir a tus familiares. No esperes más para demostrarles lo importantes que son para ti. Mañana puede ser demasiado tarde.

 

 

¿Qué hacer para que tu esposa no tenga celos?

El hombre debe darle confianza y seguridad a su pareja. No darle motivos para que tenga celos. Una forma es trabajando en su autoestima. A la mujer le gusta ser elogiada y que le recuerdes todos los días cuánto la amas, que es la única en tu vida. Decirle: “Te amo y no tengo ojos para nadie más que tú”, nunca está de más.

Si el hombre no lucha por transmitirle esa seguridad a su esposa, entonces los celos permanecerán en el matrimonio y las peleas seguirán.

 

 

Superaron los obstáculos para recuperar su relación

 

José Chávez y Julia Camacho

Mis celos me orillaron a separarme de mi esposa. No la dejaba voltear a ningún lado. Por esta situación, ella se la pasaba angustiada e incluso me tenía miedo.

Con los consejos que nos daban en las pláticas de la Terapia del Amor, entendimos que no era bueno que viviéramos separados, pero no podía regresar siendo el mismo. Aunque no fue fácil, acepté que tenía un problema y debía cambiar. Al poco tiempo, regresamos y nos casamos. Somos muy felices”.

 

 

Antonio

Prefería la calle a estar en mi casa por tantos problemas que había. No quería ni llegar porque ya sabía que iba a pelear con mi esposa. Pasamos 19 años en la misma situación. Usando mi fe al participar en la Terapia del Amor, he visto grandes cambios: los pleitos se acabaron y en su lugar quedó el amor, la paz que nunca hubo y el respeto que ya nos habíamos perdido. Ahora todo es tranquilidad y anhelo llegar a mi hogar lo más rápido posible”.

 

Te puede interesar: Imposibles…

 

Ofrenda Online

Santo Culto: Que no le falte lo más importante

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/04/04/que-los-rencores-no-sean-parte-de-ti/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games