Una llave, una fe, una puerta abierta

Una llave, una fe, una puerta abierta

Por Social Media

Existen muchos tipos de llaves que abren distintas puertas. Hay unas que son de seguridad y por más que se quiera abrir dicha puerta, si no se cuenta con la llave, simplemente no se entra. Hay unas entradas más sofisticadas que usan lector de huella, pero todas tienen el mismo fin: que no entre ni salga quien no tiene autorización.

En la vida económica no es diferente, ya que son muchos los que intentan salir adelante, pero sin la guía correcta es muy difícil que logren sus objetivos; aunque hay quien si lo hace y llega a ser muy exitoso, vive en continuo estrés, pues para que su negocio vaya hacia arriba depende de factores externos como la crisis, el precio de la moneda, entre otras cosas.

Ahora, imagínate hacer lo que ya haces, pero con la ayuda de Dios. ¿Habría alguna crisis que pudiera contigo? ¡Por supuesto que no! Su Promesas permanecen y se cumplen, pese a cualquier circunstancia, Su Palabra lo afirma: “…el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre” (Apocalipsis 3:7).

Para abrir una puerta que está cerrada, si no tienes llave, tienes que esperar a quien la tenga. Ven este lunes al Congreso para el Éxito y empieza a forjar tu camino hacia la prosperidad, nunca es tarde para hacerlo.

No olvides, mientras muchos se quedan anhelando; otros, ya están tomando actitudes para lograrlo. ¡Te esperamos!

 

“Regresaba la mercancía porque no me alcanzaba para pagar”

«¿Has conocido alguna persona que, aunque tenga tres trabajos, vive en la miseria? Pues ese era yo: no tenía dinero, no me alcanzaba para nada ni para darle lo básico a mi familia.

Llegué a la Universal con muchos temores, miedos, inseguridades porque mis tres negocios habían fracasado. Pensaba “más vale poquito, pero seguro”, buscaba empleos buenos, pero lo que ganaba no era suficiente ni para atender a mi esposa enferma tenía, por eso me endeudé con un millón de pesos con las tarjetas. ¡Era frustrante!

Creía conocer de Dios, pero no despuntaba, hasta que llegué aquí. Hice un desafío con Él por mi situación económica y, tras un tiempo, me convertí en lo que soy ahora. Pagué mis deudas, podemos vacacionar al lugar que queramos y tengo camionetas de agencia. En las reuniones de lunes, me enseñaron a usar la fe y he visto resultados sorprendentes.

De no saber hacer nada, mi Señor me dio las condiciones de abrir una empresa con muchos clientes. Ya no digo ‘no sé o no puedo’ porque Dios manda a la gente y nos capacita”, Jonathan López.

 

Te puede interesar: Dejaron de ser humilladas

 

 

Ofrenda Online

¿A quién servimos realmente?

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2018/03/19/una-llave-una-fe-una-puerta-abierta/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games