16 lecciones sobre el Apocalipsis (parte 1)

16 lecciones sobre el Apocalipsis (parte 1)

Por Departamento Web

El Apocalipsis es una revelación para los de la fe

El último libro de la Biblia tiende a jugar no solo con la imaginación, sino con las reacciones y reflexiones de las personas, independientemente de lo que dicen creer. Sin embargo, lo más importante es tomar en cuenta los avisos escritos en el libro de Apocalipsis para prepararse espiritualmente y no vivir los días que sucederán.

Para el lector de Universal.org.mx, separamos las primeras 8 curiosidades, detalles y lecciones que se pueden aprender.

1. El libro es una revelación para los de la fe

De la «revelación» original, el libro saca a la luz las cosas que pronto deben suceder. El enfoque del libro es alertar a los que están dentro de la iglesia, y no a los que están fuera. La intención es preparar a los siervos de Dios para lo que está por venir, con el fin de que sean perdonados. Al respecto, el obispo Renato Cardoso resaltó que el Apocalipsis «es un libro para los cristianos maduros y para los que quieren serlo».

2. El perfil de cada cristiano

Las siete iglesias descritas en Apocalipsis 2 y 3 (Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea) son como un espejo que refleja el perfil de cada cristiano. Les dirigieron cartas con una advertencia personal del Señor Jesús. Es importante recalcar que ellas también resaltaban aciertos y cualidades de las iglesias. En general, los mensajes invitan al cristiano a autoanalizarse.

3. Sellos, trompetas y copas

En total, se habla de siete sellos, siete trompetas y siete copas a partir del sexto capítulo, cada uno con un acontecimiento que atormentará a la humanidad. Entre los sellos, sin embargo, el primero llama la atención. La narrativa destaca a un jinete montado en su caballo blanco con un arco en la mano. El color, que representa la paz, es usado estratégicamente por él para promover su atractivo más seductor: la mentira. Se trata de la figura del anticristo.

La ausencia de flechas en el arco del primer jinete denota su triunfo: conquistar adeptos sin mover un dedo, solo por medio de ideas y creencias fascinantes. Él conseguirá un reinado de «paz» y hará proezas hasta entonces nunca vistas por la humanidad.

Esta «falsa paz» durará durante los primeros tres años y medio después del rapto. Después de este período, se llevará a cabo la apertura de los demás sellos, el toque de las siete trompetas y el derramamiento de las siete copas. Se establece el caos.

4. Cuatro épocas

Cuatro épocas han marcado a la humanidad: la primera, conocida por ser un período «sin ley»; la segunda, marcada por las leyes dichas a Moisés en el Monte Sinaí, y la tercera, que comenzó con la primera venida de Jesús. La cuarta, sin embargo, aún sucederá, y será marcada por el período después del rapto (todo sucederá a la velocidad de un relámpago, en un abrir y cerrar de ojos, como dice 1 Corintios 15:52), evento que anunciará los últimos siete años tan mencionados.

5. Los dos testigos

Entre las interpretaciones, se cree que los dos testigos descritos en Apocalipsis 11:3, que predicarán vestidos de ropas ásperas durante mil doscientos sesenta días (en los primeros 3 años y medio posrapto), serán Moisés y Elías. Curiosamente, se tratan de dos profetas que tuvieron una experiencia peculiar con la muerte. El cuerpo de Moisés fue sepultado secretamente por el propio Dios y Elías no murió (fue arrebatado). ¿El Señor estaría separándolos para un retorno al final de los tiempos?

6. Dios no entra en la batalla

En ningún momento vemos a Dios levantarse de Su Trono para confrontar a satanás y a sus demonios, algo que se evidencia en Apocalipsis 12:7-9: «Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él».

La elección del ángel Miguel no fue en vano, puesto que su nombre en hebreo significa «¿quién es como Dios?». ¿Y cuál fue el pecado del orgullo que abolió a Lucifer y a su tropa de los cielos (Isaías 14:12-15)? Justamente la pretensión de querer ser como Él.

7. El 666

La marca de la bestia, simbolizada por el número 666, sin la cual nadie podrá comprar o vender. Hay una fuerte razón para la secuencia del mismo número. «El número insinúa engaño por aproximación, apariencia. El 6 es lo más cercano al 7, el número de la perfección de Dios», mencionó el obispo Edir Macedo. Deuteronomio 6:6-8 describe que Dios desea que Sus Palabras estén en nuestra mano y nuestra frente como señal para guiar todo lo que hacemos y pensamos. De ahí es posible entender el intento reprimido de la trinidad satánica.

8. Corazón de piedra

Los sobrevivientes de las catástrofes, al contrario de lo que se imagina, no se arrepentirán, sino que blasfemarán aún más contra Dios. «Será el ápice de la incredulidad. No habrá más arrepentimiento ni Salvación para ellos. No habrá forma de recuperarlos», agregó el obispo Macedo.

¿Te gustó este tema sobre el Apocalipsis? Compártelo con tus amigos y en las redes sociales.

También puedes leer: Empresa divulga sistema de pagos con la palma de la mano

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/16-lecciones-sobre-el-apocalipsis-parte-1/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: