De indigente a tener mi casa propia…

La fe mueve banner

Lo único que me importaba era la bebida. Mis borracheras me llevaron a pedir limosna para comprar mi anforita… era un indigente.

Joaquin A

Al poner mi fe en Dios mi mentalidad cambió. Entendí que para progresar es necesario esforzarse. Me hice responsable y obtuve buenos trabajos. De haber sido un indigente, Dios me bendijo para tener mi casa propia», Joaquín Onofre.Joaquín Onofre, vicios

No teníamos ni para tortillas y comíamos de lo que nos regalaban

La fe mueve banner

«Mi esposo y yo teníamos objetivos que con mucho sacrificio alcanzábamos, pero al lograrlo duraba poco el gusto pues lo perdíamos. Además teníamos una deuda bancaria que no podíamos solventar.

El dinero no nos alcanzaba para nada, en ocasiones, busqué en los rincones de la casa un peso, por lo menos para tortillas ya que ni para eso tenía. Una vez, tuvimos que alimentamos con comida que le regalaron a mi esposo.María de los Ángeles 1

Esta situación me enfermaba, me ponía nerviosa, además me decían los médicos que me iban a amputar una pierna porque padecía flebitis.

Mi papá estaba preocupado por mí y me invitó a las reuniones de los lunes. Tenía mis dudas porque pensé que tenía una maldición y no cambiaría mi panorama, pero animé a ir.

Fue maravilloso llegar al Centro de Ayuda Universal, porque me sentí protegida y comprendida por Dios. Poco a poco aprendí a usar mi fe y así mi situación financiera cambió. Pagamos nuestras deudas, y ahora nuestro trabajo rinde frutos. Además estoy completamente sana.

Hoy, sé que puedo tener aspiraciones grandes, porque Dios me sustenta y me ayuda a hacerlas realidad». María de los Ángeles Lechuga.

Estaban hartos de mí por las drogas…

La fe mueve banner

«Mi necesidad de consumir drogas, me llevó a hacer cosas que no imaginé. Llegué a quedarme dormido en las calles desnudo, comí basura y también llegué a robar.Test Ricardo

Estuve en rehabilitación, pero no funcionó, seguíen las mismas. Mi madre se angustiaba y la gente que nos conocía decía que no había remedio para mí, que un día me encontrarían muerto, estaban hartos.

Tuve la desgracia de caer en el reclusorio. Sin embargo, pastores del Centro de Ayuda Universal visitaron el reclusorio donde yo estaba, así conocí el Poder de Dios y Su perdón. Con mi fe en Él,paso a paso vencí la adicción.

Salí de la cárcel y, ya con el Señor Jesús como mi guía, tuve un enfoque distinto. Ya no me drogo, tengo un negocio propio y me he ganado el respeto de quienes me rodean», Ricardo Morales.

 

Un accidente transformó mi vida – Thiago Helton

La fe mueve banner

“Una persona en silla de ruedas es tan capaz como cualquier otra, esa certeza es la que me ayuda a superar los desafíos que diario enfrento en mi vida. Si alguien me dice que mis limitaciones son muchas, les digo que mis objetivos son más. Yo soy la Universal” Thiago Helton

Quizás usted ha sentido que los problemas le están sofocando, pero a través de la fe nada es imposible para Dios. Vea esta historia de vida y de superación.

Superé el abuso de mi padre…

La fe mueve banner

“Cuando era niña sufrí el abuso sexual de mi padre, pero mi mamá me convenció de que eran invenciones mías, por lo que lo guardé en mi memoria. Sin embargo, tenía muchas inseguridades, complejos y consecuencias de eso, aunque no lo sabía. Cuando cumplí 45 años, platicando con mi hermana, descubrí que ella vivió lo mismo que yo… Fue en esa edad cuando me di cuenta que realmente había sido abusada cuando era una niña. No fue fácil pero superé ese evento a través de mi fe” (Evelyn)

Si usted también ha luchado por superar algún evento en su pasado, recuerde que Dios tiene el poder para cambiar cualquier circunstancia que haya ocurrido en su vida. Le invitamos a que participe este domingo a las 9:40am de una reunión que cambiará su vida a través de su fe:

Reunión del Encuentro con Dios

De intentar el suicidio a ser feliz junto a su familia

La fe mueve banner

sandra814Sandra Suarez no llevaba una vida normal, era una joven muy depresiva que muchas veces había intentado terminar con su vida. Su comportamiento era extraño, pues vivía encerrada y todo el tiempo sufría con dolores de cabeza. “En mi familia había muchos problemas, recuerdo que eran muchas las peleas y que mi mamá estaba enferma de hipertiroidismo y mi hermano tenía asma”, cuenta.

El panorama no era bueno, sin embargo Sandra tuvo una chance para cambiar su realidad. Su mamá fue la primera que comenzó a participar de las reuniones en la Universal y al poco tiempo la invitó a las reuniones para que solucionara sus problemas. “Acepté la invitación de mi mamá y comencé a participar de las reuniones de viernes y domingos. Así logré ser libre de la depresión y de los pensamientos de muerte. Poco a poco mi interior cambió, mis pensamientos y visión de las cosas era otro. Perseveramos usando la fe y mi familia fue restaurada, también mi mamá y mi hermano fueron sanados”, comenta sonriendo.

Después de poner en práctica su fe en las cadenas, propósitos y Campañas de Israel la vida de Sandra está completamente cambiada. De ser una adolescente depresiva pasó a ser una mujer feliz, segura de sí misma y llena del Espíritu Santo. Sin dudas la mejor decisión que tomó fue aprovechar la oportunidad que tuvo para cambiar de vida.

¡Dios está contando con usted para impedir tamaña tragedia! Si se acerca hasta una Iglesia Universal, usted tendrá infinitas razonas para vivir. En el siguiente enlace podrá encontrar la dirección más cercana a su hogar:

Direcciones Universal México

“He alcanzado prestigio porque amo lo que hago”

La fe mueve banner

“Desde pequeño admiré al médico de la familia, su ejemplo me impulsó a estudiar esta carrera. Paulo Godoy 2No fue sencillo, pero mi deseo de ayudar y el compromiso que asumí fue más fuerte. Tal es la pasión por mi labor, que el sacrificio que esto implica no me pesa. Cada paso para convertirme en un buen cirujano, ha valido la pena. Fueron seis años estudiando como médico general, tres más de especialidad en cirugía oncológica, tres más en cirugía de cuello y cabeza, y dos de microcirugía reconstructiva.

Con el paso del tiempo alcancé el prestigio como médico. Hoy en día, además de prestar mis servicios en cuestiones de salud, soy profesor de medicina, he escrito libros de esta temática que se han publicado en Brasil, Estados Unidos y algunos países europeos.

Pese a todo, mi felicidad no estaba completa. Cuando encontré el apoyo de Dios, pude sentirme pleno realmente. Sin Él, difícilmente hubiese alcanzado la felicidad que tengo ahora.

Con Su ayuda he logrado salvar más vidas y disfrutar de mi gran pasión: ser médico. Me siento bendecido por estar en un trabajo que contribuye a mi alegría diaria”, Paulo Godoy.

“Induje a toda mi familia a la drogadicción”

Concepci+¦n

“No sabría decir cuál fue la causa, sólo recuerdo que un día me surgió el deseo de consumir cocaína. Me hice tan adicta que la mayor parte de mi sueldo se me iba en comprar ‘piedra’.

Un día mi nuera me encontró fumando en el baño y con tal de que no me delatara, le ofrecí droga. A partir de allí también se hizo adicta. Después supe que compartía con mi hijo las dosis que comprábamos. Al enterarse mi marido, quiso irse de la casa. Le ofrecí droga para que se quedara y aceptó.

Increíblemente induje a toda la familia al vicio. ¿Cómo salir de eso? No fue sencillo, pero en las reuniones de liberación me ayudaron. No sólo yo dejé los vicios, mi familia también fue libre de la drogadicción. Pero las bendiciones que recibimos no se reducen eso también pusimos nuestro propio negocio, compramos nuestra casa y un auto. Cuando se usa la fe Dios pone la fuerza de voluntad para dejar aquello que nos daña”. Concepción Orozco