«Mi hija sanó de epilepsia»

«Tras el abandono de mi esposo, caí en una depresión muy fuerte. Tenía una mezcla de odio y rencor que no me dejaba vivir, empecé a tomar para aliviar mi dolor emocional, visité a brujos, pero nada me ayudaba a sentirme mejor.Sandra

Ese no fue el único trago amargo que viví, más tarde a mi hija le diagnosticaron epilepsia. No entendía por qué me pasa todo eso, le preguntaba a Dios por qué a mí me sucedían esas cosas, por qué pasaba por esas angustias. Eso sin contar con que mi economía no era la mejor, debía más de cien mil pesos.

Sabía de este lugar, pero tenía mis dudas sobre las bendiciones hasta que un día me animé a venir.

Fue increíble, Dios cambió todo. Perseverando en las reuniones, mostrándole mi fe a Dios en la Campaña de Israel, el Señor hizo lo que parecía imposible, mi hija sanó. Soy una mujer feliz, no tengo deudas, no hay odios ni rencores solo el amor de Dios», Sandra Paredes.

 

“Mi esposo se transformó en el hombre que yo soñé”

La fe mueve banner

«Me casé con la ilusión de tener una familia, pero a los tres meses mi esposo se convirtió en un hombre violento. Era alcohólico, fumaba y consumía drogas. Muchas veces llegó a golpearme. Eso me dolía también por dentro ya que lo amaba.

El nivel de agresiones cada vez era mayor y por mi propia seguridad lo dejé. Debía sacar a mi hija adelante, pero nadie me daba trabajo, a pesar de ser profesionista.IMG_7312

En una noche me sentí tan desesperada que quise matarme… Sin poder dormir, pensando, veía la TV, entonces vi el programa del Centro de Ayuda Universal.

La primera vez que vine lloré bastante, me desahogué… pero salí con la firme idea de luchar por un cambio. El primer pedido que hice a Dios en la Campaña de Israel fue la restauración de mi matrimonio.

Aparentemente no tuve respuesta… pero seguí participando en más Campañas para resolver lo de mi economía.

Así, Dios me bendijo con un empleo bien remunerado y pude pagar la deuda de $150 mil, compré mi auto y pude darle una vida digna a mi hija. En ese entonces ya hacía tres años que mi esposo y yo estábamos separados, tramitando el divorcio, y solo nos comunicábamos por medio de un tercero.

Un día tuve la necesidad de hablar con mi esposo directamente y ambos nos dimos cuenta de que no éramos los mismos. Yo no lo sabía, pero esos tres años lejos, Dios actuó en él, quitándole los vicios, cambiando nuestro carácter.

…Y cuando lo volví a ver, de verdad, era el hombre que mucho tiempo había deseado. ¡Dios lo transformó!, ¡Él no olvidó lo que le pedí en esa Campaña, aunque mucho tiempo pareció que la respuesta a mis oraciones no estaba llegando!

Mi esposo me consiente, me mima, me quiere… En fin, veo la bendición de Dios entre nosotros. Conocí el verdadero amor.

Estaban hartos de mí por las drogas…

La fe mueve banner

«Mi necesidad de consumir drogas, me llevó a hacer cosas que no imaginé. Llegué a quedarme dormido en las calles desnudo, comí basura y también llegué a robar.Test Ricardo

Estuve en rehabilitación, pero no funcionó, seguíen las mismas. Mi madre se angustiaba y la gente que nos conocía decía que no había remedio para mí, que un día me encontrarían muerto, estaban hartos.

Tuve la desgracia de caer en el reclusorio. Sin embargo, pastores del Centro de Ayuda Universal visitaron el reclusorio donde yo estaba, así conocí el Poder de Dios y Su perdón. Con mi fe en Él,paso a paso vencí la adicción.

Salí de la cárcel y, ya con el Señor Jesús como mi guía, tuve un enfoque distinto. Ya no me drogo, tengo un negocio propio y me he ganado el respeto de quienes me rodean», Ricardo Morales.

 

Superé el abuso de mi padre…

La fe mueve banner

“Cuando era niña sufrí el abuso sexual de mi padre, pero mi mamá me convenció de que eran invenciones mías, por lo que lo guardé en mi memoria. Sin embargo, tenía muchas inseguridades, complejos y consecuencias de eso, aunque no lo sabía. Cuando cumplí 45 años, platicando con mi hermana, descubrí que ella vivió lo mismo que yo… Fue en esa edad cuando me di cuenta que realmente había sido abusada cuando era una niña. No fue fácil pero superé ese evento a través de mi fe” (Evelyn)

Si usted también ha luchado por superar algún evento en su pasado, recuerde que Dios tiene el poder para cambiar cualquier circunstancia que haya ocurrido en su vida. Le invitamos a que participe este domingo a las 9:40am de una reunión que cambiará su vida a través de su fe:

Reunión del Encuentro con Dios

De intentar el suicidio a ser feliz junto a su familia

La fe mueve banner

sandra814Sandra Suarez no llevaba una vida normal, era una joven muy depresiva que muchas veces había intentado terminar con su vida. Su comportamiento era extraño, pues vivía encerrada y todo el tiempo sufría con dolores de cabeza. “En mi familia había muchos problemas, recuerdo que eran muchas las peleas y que mi mamá estaba enferma de hipertiroidismo y mi hermano tenía asma”, cuenta.

El panorama no era bueno, sin embargo Sandra tuvo una chance para cambiar su realidad. Su mamá fue la primera que comenzó a participar de las reuniones en la Universal y al poco tiempo la invitó a las reuniones para que solucionara sus problemas. “Acepté la invitación de mi mamá y comencé a participar de las reuniones de viernes y domingos. Así logré ser libre de la depresión y de los pensamientos de muerte. Poco a poco mi interior cambió, mis pensamientos y visión de las cosas era otro. Perseveramos usando la fe y mi familia fue restaurada, también mi mamá y mi hermano fueron sanados”, comenta sonriendo.

Después de poner en práctica su fe en las cadenas, propósitos y Campañas de Israel la vida de Sandra está completamente cambiada. De ser una adolescente depresiva pasó a ser una mujer feliz, segura de sí misma y llena del Espíritu Santo. Sin dudas la mejor decisión que tomó fue aprovechar la oportunidad que tuvo para cambiar de vida.

¡Dios está contando con usted para impedir tamaña tragedia! Si se acerca hasta una Iglesia Universal, usted tendrá infinitas razonas para vivir. En el siguiente enlace podrá encontrar la dirección más cercana a su hogar:

Direcciones Universal México