IRA – tiene solamente un remedio – PACIENCIA

Ira tiene solamente un remedio.

La ira tiene solamente un remedio: Paciencia

 

Vivir en familia es vivir con optimismo y cultivando el bien.

Ira, rencor, repugnancia, odio, antipatía…. Cuántas palabras feas, cuántos sentimientos desagradables  y a lo mismo tiempo tan espontáneos a veces.

Cambiar el coraje por la  paciencia es un acto que exige atención y trabajo. Es importante que lo hagamos en beneficio de nuestra salud y para enseñar a nuestros hijos que la ira no es un sentimiento noble.

Para empezar, ¿qué tal si cambiamos nuestras  actitudes dentro de la casa en el trato con los familiares?

1. Platica entre el marido y la mujer

No existe ninguna ley que diga que las parejas deben estar de acuerdo siempre. Tal vez, si hubiese tal norma, muchos de nosotros sufriríamos sanciones, pues cada uno fue creado de una manera diferente del otro y la adaptación puede demorar años. Pero el modo de hablar y las actitudes de uno con el otro pueden ser siempre mejoradas. Ustedes pueden lograr ser mas cariñosos, mas amorosos, aún cuando no estén de acuerdo en algún punto.

2. Platica con los hijos

Pelear, pegar, castigar y humillar no son métodos constructivos para educar los hijos. Jamás lo fueron y jamás lo serán. Los hijos llegarán a ustedes sin saber de absolutamente nada sobre la vida y lo que aprenderán sobre ella serán ustedes quienes se lo enseñaran. Experimenten trátarlos con amor y verá la respuesta. Puede tardar un poco, peros ustedes deben seguir insistiendo.

No dejen que las situaciones, las personas y los malos pensamientos quiten su paz interior .

No cultivar ira por las situaciones del día a día, te hará sentirse mucho mejor, con Dios, con usted mismo y con el resto del mundo.

Colaboro: Hilda Meira

(Fuente: http://familia.com.br)

 

La esposa que todo hombre quiere tener

Banner Mujer2

La esposa que todo hombre quiere tener

Enaltece al maridoEsposa que todo hombre quer tener

“La mujer que no enaltece el marido  lo acaba anulando. No es su intención de ella, pero  lo hace un ‘Don nadie’. Sin respeto, el hombre pierde la esencia masculina. Cuando usted no  cede a ese papel de el matrimonio, él no se siente respetado y deja de cumplir el papel de hombre de la casa”.

No le da importancia a  los zapatos tirados en la sala

“La mujer actual ni siempre siente placer en cuidar de su marido, tan poco de la casa. Si él  tiene hambre, que se arregle. Los hijos pueden quedarse la mayor parte del tiempo en una escuela y en clubes deportivos para que ella tenga más tiempo en su carrera y otros intereses. Y, cuando ella llega en la casa, no quiere tener el trabajo de cocinar, ni limpiar nada, entonces se enoja con  el marido por tirar su par de zapatos en  medio de la sala”.

Jamás dice no

“… la Biblia dice que usted no tiene derecho de decirle no a su marido o esposa cuando él (o ella) quiere relacionarse sexualmente. Mujer, no se trata de tornarse escrava sexual del marido. La explicación dada es mucho bonita y profunda: su cuerpo no es suyo,es de él, y el cuerpo de él no es de él, es suyo. Ustedes pertenecen uno al otro. Sí uno niega placer al otro, estará rompiendo la alianza del matrimonio”. Por eso que se dice que “platicando la gente se entiende”.

No se queda hablando cuando él esta cansadoFrau lässt Mann Suppe kosten

“La mujer tiene que darle al hombre la oportunidad de relajarse. Muchas veces el marido llega en la casa con la cabeza caliente. No es hora de hablar sobre problemas. Ella solo aumenta más el estrés del trabajo.”

El gran error

“El gran error de muchas mujeres es ceder sexualmente sin ser conquistadas” es decir, tienen la intimidad de un matrimonio sin estar casadas con el hombre y después se frustran por que tienen expectativas de un esposo que el hombre no cumple, ni desea cumplirlas.

( Fuente: http://guiame.com.br/ entrevista Cristiane Cardoso)

Enseñando a tener buen humor

Familia- Ensenñando a tener buen humor.Risas y el buen humor son las mejores y más baratas medicinas, y combaten el mínimo mal humor. Los niños descubren esto de forma espontánea pocas semanas después de haber nacido.

El buen humor es necesario en la vida familiar tanto como la disciplina y la educación o los valores. Las relaciones entre padres y hijos que permiten y dedican tiempo a las diversiones con los hijos, el humor y la sonrisa son más sanos, menos tensos y más cordiales.

La risa es de las expresiones que más traen beneficios a las personas

  • Es la expresión de la alegría
  • Libera tensiones
  • Aumenta la capacidad de oxigeno
  • Hace un ambiente positivo y cordial

A los padres, es fácil hacerlos reír cuando son bebes, pero a medida que crecen y empiezan a sentir la responsabilidad por su educación pueden, sin percibir, alejarse de las expresiones diarias de alegría con la cual se dirigían a ellos cuando eran pequeños.

Tornan ser perfeccionistas y sujetos a tensiones y al estrés, los padres pasan gran parte de su tiempo corrigiéndolos, y se olvidan de pasar tiempo con ellos divirtiéndose. Dejan a un lado la alegría y el buen humor, que tanto pueden ser prejudiciales a su educación. Y dejando por fin, de ser en ejemplos de personas alegres y divertidas, dignas de ser imitadas. Bueno acordar que los niños aprenden sobre todo por imitación, y cuanto más dignos de créditos son los ejemplos a ser imitados, mejor y más duradero será lo aprendido.

Las familias que logran pasar tiempo divirtiéndose juntas, dan existencia a vínculos de relaciones más duraderos. Un padre o una madre divertidos y alegres son tan o más dignos de créditos y respectos que aquellos padres ásperos y condenatorios. Es cierto que a nosotros mismos es mas agradable pasar tiempo con personas de buen trato, alegre y cordial, que con aquellos que siempre reclaman por todo.

Por último, acuérdese de algunos juegos y actividades para hacer con sus hijos y que permite educarlos al sentido del buen humor:

  • Guerra de cosquillas
  • Lucha de almohadas
  • Jugar alas escondidas dentro de la casa.
  • Gimnástica juntos.
  • Esperar al papa o la mama escondidos en casa y darles un susto.
  • Ver juntos una película divertida.
  • Salir a pasear y jugar.
  • Contar adivinanzas.
  • Hacer preguntas aparentemente absurdas: quien desea un helado de sardina, etc.
  • Vestirse intencionalmente con una ropa al contrario o zapatos cambiados.
  • Contar historias divertidas de su infancia (mismo que ya lo sepan).
  • Acordarse de las cosas divertidas que sus hijos hacían de chiquitos.

Son apenas algunas ideas que nos ayudaran hacer frente à gran necesidad de alegría que los hijos y los padres mismos tienen.

Atrévanse a ser divertidos, mostrando a sus hijos como crecer y mejorar como persona sin perder el buen humor.

Colaboro: Hilda Meira

Fuente:www.portaldafamilia.org