Xochimilco: un punto turístico y de fe

Xochimilco: un punto turístico y de fe

Por Redacción Periódico

Canales amurallados con jardines, cortinas de árboles alrededor, pintorescas trajineras; en medio de la colosal urbe, se encuentra un hermoso paraíso: Xochimilco. Considerada como Patrimonio de la Humanidad, este pueblito mágico de la Ciudad de México es un sitio que una enorme tradición prehispánica.

Aquí, miles de personas que por años se han dedicado al turismo y la agricultura, han encontrado la salida a todos sus problemas, pues en este lugar contamos con una de las catedrales del Centro de Ayuda Universal.

Refieren las Sagradas Escrituras: “Ahora mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a la oración que se haga en este lugar…” (2 Crónicas 7:15). Con esa fe miles de personas llegan a las instalaciones la Universal en Xochimilco. El sitio donde son escuchados, comprendidos, atendidos y, sobre todo, donde encuentran a un Dios vivo que se preocupa por ellos.

Quizá, habitas en esta localidad y se encuentra sufriendo, así como las miles de personas que han cambiado de vida, puedes transformar la tuya. Basta con que te atrevas a dar este paso de fe. No lo pienses más, participa cualquier día de la semana en nuestros diferentes servicios.

Para mayores informes acude a Prolongación División Del Norte núm. 5418, Ampliación San Marcos (frente a Banamex).

Todos nuestros servicios son gratuitos.

 

“Tuve cáncer en la matriz y metástasis”

 

Jamás imaginé que un dolor de vientre fuera tan grave. El diagnóstico me tomó por sorpresa, la verdad no me lo esperaba. A pesar de que tenía problemas en la matriz y me la quitaron junto con los ovarios, al entregarme los resultados de esa operación me dijeron que tenía cáncer. El dolor era tan fuerte que no me dejaba ni caminar ni ir al baño y, por consiguiente, me deprimí. Al dejar de trabajar para atenderme, mi economía se fracturó: tenía deudas y ningún sueldo me alcanzaba.

Pensé aislarme del mundo hasta que llegué al Centro de Ayuda Universal. Aquí me enseñaron a usar mi fe, me presentaron al Dios que es experto en lo imposible y entendí que no era Su voluntad que viviera enferma. Sobre todo, encontré paz que era lo que más buscaba. A través de propósitos de fe y mi confianza fui sanada del cáncer. No queda ni rastro de la enfermedad que más me hizo sufrir. ¡Soy feliz y plena!”, Alicia Huescas.

 

Sigue leyendo: Haciéndolo a mi manera…

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/11/27/xochimilco-un-punto-turistico-y-de-fe/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games