Las anfetaminas son estimulantes que destruyen más de una vida

Las anfetaminas son estimulantes que destruyen más de una vida

Por Redacción Periódico

La Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 reporta que, del total de consumidores de anfetaminas, el 26.1% son jóvenes menores de 17 años, 49.9% entre 18 y 25 años, 18.1% entre 26 y 34, y, finalmente, el 5.9% más de 35 años.

Varias de las anfetaminas son vendidas en forma de medicamentos y con diferentes nombres comerciales. Las usan principalmente los conductores que necesitan manejar durante varias horas seguidas sin descanso, los estudiantes que estudian toda la noche o personas que están a dieta sin asistencia médica.

Según MedLine Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la persona bajo su acción tiene insomnio, falta de apetito y se siente llena de energía; es capaz de ejecutar una actividad durante más tiempo, sintiendo menos cansancio. Pero las consecuencias son graves, por ejemplo:

  • Agresividad e irritabilidad
  • Delirio de persecución
  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Aumento de la temperatura
  • Convulsiones
  • Deterioro dental

 

Cuando una persona toma continuamente una anfetamina, empieza a darse cuenta que cada vez la droga produce menos efecto; de ese modo, para obtener lo que desea, necesita tomar a diario dosis mayores. Por otro lado, el tiempo prolongado de uso también puede provocar una sensibilización de los efectos desagradables.

 

“Estuve 23 años en los vicios”

 

Deyanira Monsreal

A los 14 años, empecé a fumar y un años después, a alcoholizarme. Primero, comenzó como un juego, pero después se volvió una necesidad. Donde había fiesta, ahí estaba yo. Como era de esperarse, esto repercutió en mi carácter, pues me hice muy rebelde y también afectó mi salud, me dio gastritis y colitis.

En tres ocasiones, intenté el suicidio. De hecho, llegué a perder buenos trabajos porque llegaba con aliento alcohólico o porque vencía el sueño en mi horario laboral. Mi hijo, quien ya visitaba el Centro de Ayuda Universal, me invitó al Tratamiento en contra de los vicios y accedí venir. Por medio de la fe, logré lo que promesas, mandas e infinidad de cosas, no lograron: dejar los vicios.

Debo admitir que no fue fácil, no lo logré por arte de magia. De mi parte, requirió constancia en las reuniones y une entrega sincera y completa al Señor Jesús. Hoy llevo 13 años sin beber una gota de alcohol ni fumar un cigarro, gracias a Él, puesto que si no me hubiera extendido Su mano, seguramente no estaría aquí contando este cambio de vida”.

 

Sigue leyendo: ¿Adicciones en la tercera edad?

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/09/09/las-anfetaminas-son-estimulantes-que-destruyen-mas-de-una-vida/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games