¿Por qué la vida de muchos de los que dicen “creer” en Dios no cambia?

¿Por qué la vida de muchos de los que dicen “creer” en Dios no cambia?

Por Departamento Web

“Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35).

Entonces, ¿por qué motivo algunas personas que dicen creer en Jesús son vacías, afligidas, depresivas, nerviosas, viven fracasadas y sus semblantes son de tristeza y dolor?

Durante la Palabra Amiga, transmitida recientemente por la Red Aleluya, el obispo Edir Macedo explicó la razón:

“Una cosa es que usted crea, otra que confíe. Cuando hay creencia, hay entrega. La persona se entrega a lo que cree. Cuando solo confía, está esperando una oportunidad para embarcarse y creer de verdad”.

Es lo que sucede cuando alguien se casa. Mientras tiene novio, confía en el otro, pero cuando se casa, deja de confiar para creer, ejemplificó.

“El matrimonio solo se sustenta si hay creencia de parte de uno por el otro. Es claro que en esta creencia hay dificultades, sacrificios, cada uno tiene que sacrificarse por el otro”, destacó el obispo.

Por eso, muchas personas se casan, pero no permanecen casadas. Ya lo intentaron una, dos, tres, cuatro e incluso más veces, y ninguno de los intentos funcionó, porque no había creencia en uno por el otro.

Lo mismo sucede en la relación con Dios.

“Cuando la persona cree en el Señor Jesús, se entrega de cuerpo, alma y espíritu. No deja nada, le entrega toda su vida, todo su corazón, mente, su futuro, todo lo que ella tiene, todo lo que ella es y pretende ser al Señor Jesús”, afirma el obispo.

Ella hace eso cuando empieza a practicar la Palabra de Dios. Cuando la persona cree de verdad en el Señor Jesús, todos sus deseos, voluntades, sueños y proyectos personales quedan en segundo plano.

Fue exactamente eso que Él hizo.

“Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Juan 6:38).

El propio Señor Jesús nos enseñó cómo creer en Dios.

“Muchas personas dicen creer en Dios, pero la vida continua siendo una desgracia porque no fueron instruidas en la verdadera creencia. Porque la creencia en Dios implica asumir. La persona se casa con Él”, resalta el obispo.

Él no dijo “quien confíe en Mí”, sino “quien crea en Mí”. Eso quiere decir que solamente los que se rinden a Él y aceptan Su alianza, tendrán la sed y el hambre saciadas, y nunca serán personas débiles, endebles, fracasadas.

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Esa es la propuesta de Dios para los que creen en Él y obedecen Su Palabra.

No obstante, el obispo resalta que la creencia en el Señor Jesús implica sacrificios. Usted deja de ser el señor de su vida para ser siervo del Señor Jesús.

Obviamente, ante las facilidades de este mundo, pocos son los que están dispuestos a pagar el precio de asumir un compromiso con Dios y, a causa de eso, continuarán sufriendo y no podrán exigirle.

Por lo tanto, aprenda a creer en el Señor Jesús y su vida nunca más será la misma. Usted alcanzará los beneficios de esa creencia y tendrá la vida abundante que Él promete.

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/08/24/por-que-la-vida-de-muchos-de-los-que-dicen-creer-en-dios-no-cambia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games