Nerviosismo: el autor de un sinfín de tragedias

Nerviosismo: el autor de un sinfín de tragedias

Por Redacción Periódico

El nerviosismo es un estado patológico caracterizado por disturbios en el sistema nervioso y porque uno varios espíritus malignos se alojen ahí para que puedan dominar completamente al ser humano, dirigiendo sus pasos, emociones e, incluso, palabras.

En realidad, el mal siempre ataca, en primera instancia, por los nervios y después van llamando a otros espíritus para que se alojen en otras partes del cuerpo.  Tratándose de los nervios, provocan que las personas se enojen fácilmente, se peleen con otras y hasta se maten. Diariamente, en los medios de comunicación, vemos casos terribles que fueron ocasionados por una crisis nerviosa.

“El nerviosismo puede llevar a las personas a cometer actos que en su sana consciencia no harían. Los espíritus demoniacos han causado tragedias increíbles por medio del sistema nervioso de los seres humanos. Alguien que está poseído por un mal es capaz de cualquier cosa. Tanto puede provocar la muerte de alguien más como la de la propia persona”, explica el obispo Edir Macedo.

Evidentemente, eso dependerá de cuán oprimida esté la persona, de cuántos espíritus malignos estén en su cuerpo y de cómo ella es aceptada en la sociedad. Por lo regular, son personas que necesitan amor y comprensión. Cualquier desliz, cualquier contradicción, puede provocar insatisfacciones en ellas y, por consiguiente, tragedias.

En las reuniones de liberación espiritual que se llevan a cabo los viernes, aprenderás cómo vencer este problema por medio de la Palabra de Dios y participarás en fuertes oraciones con el fin de bendecirte a ti y a los tuyos. Si te das cuenta que eres una persona muy nerviosa o tienes un familiar que lo es, ¡no dudes en acudir!

 

 

“Mi papá amenazaba a mi mamá poniéndole un arma en la cabeza”

 

Jessica

“Nuestro sufrimiento duró más de 15 años. Mi madre me cuenta que viene de una familia pobre: su padre era pescador, vivían en una choza a la orilla del río y escaseaba el alimento. Cuando llegó a una edad adulta, se casó, pero después esa felicidad acabó porque mi papá empezó a tomar, a drogarse, a ser agresivo e irresponsable con la familia.

Recuerdo que un día, estando bajo los efectos de las drogas, él agarró un machete y lo aventó; sino mi madre no me quita, me hubiera atinado y no sé qué hubiera pasado. Además, me tocaba ver cómo le ponía a ella un arma en la cabeza para amenazarla. Familiares decían que era una cruz con la que debíamos de cargar. Mi hermano y yo nos refugiamos en el alcohol con el fin de huir de nuestros problemas…

Una noche, mis padres estaban peleando, llegó un familiar, se dio cuenta de la situación en la que estábamos y nos dijo que eso no era normal. Nos invitó a buscar a Dios en la Universal… Somos de Jojutla y veníamos a la Ciudad de México a las reuniones de domingo, salíamos a las 4 de la madrugada para llegar a las 8 a. m. Perseveramos y Dios recompensó nuestro esfuerzo.

Hoy en día, mis padres son un ejemplo para mí, él nos respeta, es responsable y nos ama. Ya no hay vicios en ningún integrante de la familia y somos muy unidos. ¡Dios fue el único que pudo hacer esta tremenda transformación!”.

 

 

Sigue leyendo: Síntomas de una posesión

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/08/09/nerviosismo-el-autor-de-un-sinfin-de-tragedias/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games