La Universal en el mundo

La Universal en el mundo

Por Departamento Web

Para quien no conoce el Templo de Salomón, en São Paulo, y lo visitará por primera vez, la notable vista del Santuario es siempre impactante. La belleza y la grandeza de la construcción, que está en la colonia Brás, son comentadas repetidamente por los visitantes.

La manera en que son recibidas, la educación con que son tratadas y todos los cuidados de la vigilancia demostrados en el primer contacto, hacen que las personas comprendan que están en un ambiente organizado y de paz espiritual. Pero estas son solamente las impresiones iniciales que tienen al conocer el Templo. Quien llega a la Explanada, un gran patio frente al edificio, además de contemplar el lugar con admiración, de inmediato se da cuenta de que otras bellezas están allí.

Jardín
Una de estas es el Jardín de la Banderas, ubicado al lado derecho del Templo. Allí está colocado ese símbolo representativo de varias naciones donde la Universal está presente. Quien observa las vistosas banderas, ondeando en el viento, no se da cuenta de que, al igual que otros sectores del Templo, hay un trabajo de excelencia para mantenerlas de esa forma. Estas llaman la atención tanto de los que visitan el lugar por primera vez como de quien ya participa regularmente en las reuniones y conferencias que se realizan todos los días en el Santuario.

Calidad
El técnico en electricidad Tiago Santana Guimarães, de 30 años (foto a la derecha), es una de las centenas de personas que trabajan para mantener el Templo siempre en orden. En el cuarto de almacenamiento, él hace la distribución de materiales utilizados en varios sectores del Santuario. “Aquí todo es dinámico, todo es muy grande, extraordinario. Siempre tenemos que estar atentos. Hacemos presupuestos y pedidos en función de las necesidades del Templo y nos basamos en investigaciones que evalúan la calidad de los productos. También soy responsable de las llaves de las salas del Templo”, cuenta.

Asignación
Tiago además posee otra asignación: cuidar las 109 banderas que están en la Explanada. “Todas están organizadas según la ley, en orden alfabético y enumeradas. Les damos mantenimiento y somos responsables de actualizar e incluir nuevas banderas. Nosotros las quitamos para lavarlas y, si es necesario, también hacemos la costura y cambios cuando presentan algún problema. Nos dimos cuenta de que aquí, en el Templo, existen varios climas diferentes en un mismo día: hace sol, llueve o hace frío, y esto hace que se desgasten rápidamente. Por eso, siempre estamos haciendo inspecciones y buscando saber qué es necesario mejorar”, explica.

Más allá del mantenimiento
Tiago cuenta que las banderas son cambiadas tres veces al año. El último cambio fue en el mes de mayo. “Para mí, por más simple que sea el trabajo de mantenimiento, existe una representación muy grande en esta función. No es simplemente hacer un cambio, hay un propósito en esto. Cada vez que levanto una nueva bandera allí, me imagino a Dios cuidando aquel lugar, aquel país. Veo una relación de estas con la parte espiritual del trabajo: es un lugar más en donde la Iglesia está evangelizando y en donde el propio Dios cuidará a aquel pueblo”, afirma.

En relación a todos
Para el Obispo Douglas Silva, de 40 años, administrador del Templo de Salomón y responsable de la coordinación de todo el trabajo de mantenimiento en el lugar, hay una relación entre el Santuario y las banderas. “El Templo de Salomón fue construido para todos los pueblos y vemos eso en la creación del Jardín de la Banderas, que ganó un lugar destacado en la Explanada de esta gran obra y exhibe las banderas de los países donde el Evangelio de Jesucristo es predicado por la Universal. La exposición de este símbolo de orgullo, amor y devoción a la patria es una forma de demostrarnos el respeto a todos los pueblos, naciones y lenguas”, concluyó.

Llevando la Palabra
La última bandera izada en los jardines del Templo de Salomón fue la de Liberia. El país, localizado en la costa oeste de África, está representado en la Explanada desde octubre del año pasado. Así como muchas otras naciones del continente africano, el país atravesó una guerra civil. El pueblo liberiano sufrió con un conflicto que duró 14 años y trajo consecuencias devastadoras para la vida de todos, puesto que dejó miles de muertos y arruinó la economía local. Ahora, todos buscan levantarse de nuevo. Para ayudar ese trabajo, la Universal está presente en el país desde marzo de 2017, cuando inauguró el primer Templo en Capitol Byepass, región de la capital del país, Monrovia, para llevar la Palabra a los que necesitan rescatar almas.

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/07/30/la-universal-en-el-mundo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games