No más páginas en blanco

No más páginas en blanco

Por Redacción Periódico

Un día, encuentras un libro y al abrirlo te percatas que sus páginas están en blanco. Parece aburrido, pero antes de que lo arrumbes y se llene de polvo, te dicen que quien decide qué contenido llevará el curioso ejemplar eres tú y de ti dependerá como le vaya al personaje principal. Suena bien, ¿no es cierto?

Eso es lo que somos todos: escritores y protagonistas de nuestra propia historia. Eres tú mismo quien elige qué se le agregará o que se le quitará, sin embargo, a lo largo de esta saga llamada vida, a veces cometemos un grave error: dejar páginas en blanco por no tener nada nuevo que contar y con el tiempo se va creando frustración y preocupación.

Estimado lector, reflexiona un momento: apenas ayer mientras cenabas con tu familia, esperabas la llegada del siguiente año para realizar todos tus planes. Ahora, seis meses después, te das cuenta que de todo lo que te propusiste no has hecho ni el 10 por ciento.

Antes de que tires la toalla, recuerda que te quedan seis meses que aún bien puedes aprovechar. El visionario ve, en cada día, una oportunidad para lograr sus metas; el pesimista se lamenta por el tiempo perdido. El exitoso vence y el que se queda sentado, aplaude las victorias de los demás. ¿Cuál de ellos eres?

Si hasta ahorita has sobrevivido, empieza a vivir, aún hay chance. Escribe tu historia como siempre soñaste y conviértela en un best seller de edición especial. ¡Tienes todos los elementos para lograrlo!

 

 

Ahora, ya nada les falta

 

Magdalena Juárez

Soy médico de profesión y contaba con un consultorio que perdí por las deudas. De tener todo, me quedé sin dinero, me dejaban notas de pago pegadas y debía elegir si comían mis hijas o yo, ¡era vergonzoso!

Al llegar al Congreso para el Éxito, obedeciendo la orientación que me daban, con el tiempo, pagué mis deudas. No fue fácil, tuve que doblar mi orgullo, pero mi vida dio un cambio radical.

Ahora, tengo dos consultorios y una familia bendecida. ¡No nos falta nada!”.

 

 

José Víctor Nieves

Justo en mi peor época, llegué al Congreso para el Éxito. Por mi adicción al alcohol perdí todo, nada salía bien, el dinero no alcanzaba. Llegué a dormir en la calle, a vivir de prestado y a endeudarme con un millón de peso. Nadie daba un peso por mí…

Dios fue el Único que pudo ayudarme liberándome del alcoholismo. Después, otras bendiciones llegaron y no pararon. Paulatinamente, logré tener un patrimonio lleno de conquistas, pues recuperé todo lo que perdí y más”.

 

 

Tal vez te pueda interesar: El secreto para alcanzar el éxito

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/07/23/no-mas-paginas-en-blanco/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games