¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

Por Carmen Uribe

Para el fumador, encender un cigarro en la calle, mientras se toma un café, lee un libro, navega en las redes sociales o habla por el celular es algo habitual. Esto ocurre porque fumar no es un hábito aislado. Al contrario, es una práctica que, en la mayoría de las veces, está asociada a situaciones del día a día y a los placeres de la vida, como comer y beber, por ejemplo.

Este comportamiento fue comprobado recientemente por una investigación realizada por el Instituto Kantar Public, que entrevistó a 17 421 fumadores y exfumadores, de 18 años o más, de 13 países.

“Es una actitud compulsiva. La persona no logra tomarse un café, por ejemplo, sin encender un cigarro en seguida. Entonces, el organismo estará siempre asociando las dos situaciones”, explica el psicólogo Matheus Cervi Corrêa, especialista en drogas psicoactivas.

Esta dependencia psicológica es tan intensa en los fumadores cuanto la dependencia biológica, provocada por las sustancias tóxicas presentes en el cigarro. “La propia nicotina promueve el vicio no apenas físico, sino también psicológico, pues esta afecta las actividades cerebrales”, afirma el especialista.

Otro hecho que vuelve el acto de fumar un hábito considerado normal es no reconocer que la propia salud puede estar fragilizada debido al vicio. La mayoría de los fumadores sabe que el cigarro es perjudicial, pero no le cae el veinte de los daños físicos provocados por el cigarro. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) cerca de 6 millones de personas mueren al año en el mundo por causa de enfermedades generadas por el uso del cigarro.

Si ya intentaste de muchas formas liberarte del vicio del cigarro, así como de otra sustancia que sólo ha dañado tu salud, familia y dinero, participa en el Tratamiento en Contra de los Vicios que se realiza los domingos a las 3 p. m. en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya o pregunta en la Universal más cercana a tu domicilio.

 

 

 

Lo que era su adicción, ahora le da asco

 

Saturnino

Cuando probé el alcohol, la marihuana, el activo y el cemento tenía once años de edad. Esto sucedió porque mi padre también estaba en los vicios y mi abuela, que cuidaba de nosotros, falleció. Posteriormente, abandoné la escuela que, como era de esperarse, me trajo más problemas: salía a robar para sustentar mi vicio. Incluso, me llevaron con brujos, pero todo empeoró…

Esto lo viví durante 30 años, pero la situación dio un giro inesperado cuando mi esposa supe del Tratamiento en Contra de los Vicios, pues perseverando en la reunión, empecé a sentir asco por las drogas que una vez eran mi adicción. ¡Hoy estoy limpio de los vicios!”.

 

 

Tal vez te interese: Parecía imposible cambiar…

 

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/07/07/por-que-es-tan-dificil-dejar-de-fumar/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games