Separación

Separación

Por Redacción Periódico

Si a un grupo de personas divorciadas se le preguntara cuál fue el motivo de su ruptura, tal vez contestarían que, debido a la infidelidad de su pareja, la incompatibilidad de caracteres, problemas económicos o la falta de compromiso. O bien, si le pedimos a los que viven infelices con su matrimonio que hagan una lista de las razones de esta infelicidad, escribirían que es la falta de atención, la desconfianza, las discusiones, la necedad de una o ambas partes o cosas similares.

Una cosa es evidente: no todos los matrimonios son infelices por las mismas razones ni todos los divorcios se producen por los mismos motivos. “La verdadera raíz de los divorcios y de los matrimonios infelices es el corazón endurecido. El divorcio no está en los planes de Dios. No era una opción cuando creó el matrimonio”, afirman Renato y Cristiane Cardoso, consejeros matrimoniales.

Por su parte, la Biblia deja clara una cosa: Dios está en contra del divorcio. “¿Acaso no han leído que al principio el Creador ‘hombre y mujer los creó’? Y agregó: ‘Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán un solo ser’. Así que ya no son dos, sino un solo ser. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe nadie” (Mateo 19:4-6).

Quiere decir que cuando un matrimonio se divorcia es como si le estuviera diciendo a Dios: “Mira, has cometido un error. Este tema del matrimonio no funciona”.

Puede ser que pienses que la única alternativa para acabar con los problemas entre tu pareja y tú sea divorciarte. Sin embargo, ¿recuerdas aquellos votos que hiciste en el altar? ¿Recuerdas que prometiste estar en las buenas y en las malas? En ese momento, no creo que estuvieras pensando en separarte, sino en superar juntos las adversidades. Entonces, ¡no te des por vencido!

En la Terapia del Amor, por ejemplo, se dan consejos para que los solteros y casados sean plenos en el ámbito amoroso. Además, cada jueves se realiza el Gran Movimiento de Fe por la vida sentimental y familiar en contra de la separación que tiene como finalidad bendecir a los matrimonios mexicanos y, por ende, disminuya el índice de parejas separadas.

Si Dios y la Universal cree en la felicidad sentimental, ¿tú por qué no? ¡Participa!

 

 

Para ellos, separarse ya no es una alternativa

 

Cecilia y esposo

Antes de venir a la Terapia del Amor, mi esposo y yo nos separamos más de seis veces en los siete años que llevamos juntos. Nos golpeábamos y nos ofendíamos. La única razón por la que volvía con él era por no dejar a mis hijos sin papá, pero ellos presenciaban todo lo que pasábamos.

Buscando a Dios, aprendimos que separarnos no es la solución. Ahora nos valoramos amamos”.

 

 

Concepción y esposo

Llegué a la Terapia del Amor sin creer en el amor debido a un matrimonio y una relación que no me fue nada bien. Me enfermé, caí en depresión e intenté el suicidio en dos ocasiones. En las pláticas de esta reunión, entendí que ser plena sentimentalmente era una promesa de Dios, ¡volví a creer!

Hoy estoy casada con un hombre de Dios que me ama y comparte mis planes”.

 

 

Quizá te interese leer: La Fe y el Tiempo

 

 

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/06/13/separacion/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games