Una batalla espiritual en contra de los problemas

Una batalla espiritual en contra de los problemas

Por Redacción Periódico

De acuerdo con el relato de un sinnúmero de personas que acuden los viernes al Centro de Ayuda Universal, hay problemas que surgieron en su vida “de la nada” y acabaron con su tranquilidad. Quizá, te ha pasado o has conocido casos en los que todo pintaba de maravilla, pero de pronto, todo se vino abajo y todo se convirtió en una terrible pesadilla.

Pleitos, separación, golpes, miseria, depresión, frustración, enfermedades, insomnio, vicios, deseos e intentos suicidas remplazaron a la dicha que había en ese momento. A ese cambio radical de “suerte”, hay quienes lo asocian con trabajos de brujería y maldiciones; mientras que otros aseguran que es la vida que los tocó o porque “Dios así lo quiso”.

Pero ¿qué dice la Biblia al respecto? En Juan 10:10, está escrito: “El ladrón [el diablo] viene para robar, matar y destruir. Yo [Jesucristo] he venido para que todos tengan vida, y la tengan abundante”.

Por lo tanto, entendemos que no es la voluntad de Dios que las personas pierdan, sino que ganen mucho más de lo que puedan imaginar. No obstante, existe un plano espiritual, imposible de percibir con los ojos físicos, donde se levanta una batalla todos los días en nuestra contra y que sólo podrá ser vencida si se usan las armas espirituales que el Señor Jesús nos dejó: el ayuno, la oración y la fe.

Esto es lo que se lleva a cabo todos los viernes en el Centro de Ayuda Universal: se lucha en contra de los problemas que aquejan a los asistentes por medio de intensas oraciones y propósitos de fe. Los resultados han sido comprobados por un vasto grupo que logró salir de la mala racha y, que cada semana, te hemos mostrado su historia en este semanario.

Ahora que lo sabes, ¿por qué no lo compruebas por ti mismo?

 

 

Al tocar el Manto, no hay enfermedad que quede de pie

 

Virginia González

Tengo cerca de 10 años con dolor en el riñón derecho, este me impedía agacharme y realizar mis actividades con normalidad. Aunque por lapsos dejaba de doler, volvía con más fuerza. Después de haber tocar el Manto Consagrado, recibí mi cura, me aprieto donde antes había dolor, puedo agacharme sin problema y no siento nada. Llegué enferma, pero regresaré a casa sana”.

 

 

Armando Trejo

En mi trabajo cargo materiales pesados como mármol y, por lo mismo, durante mucho tiempo sufrí con insoportables dolores de columna. Cuando pasaron el Manto, lo toqué pidiendo ser sanado y Dios me respondió. Duré 30 años con la enfermedad, pero usando mi fe en la reunión, sané. Incluso, antes de llegar, me sentía mal. ¡Ahora no siento ninguna molestia!”.

 

 

Victoria

Por un fuerte dolor en el brazo y en la pierna, decidí venir los viernes. Conforme he participado en las reuniones y de haber tocado con fe el Manto Consagrado, encontré mi sanidad. Fueron cuatro años que pasé enferma, pero hoy puedo decir que salgo de aquí sin sentir molestias, esto gracias a que determiné que así sucedería y, por supuesto, Dios no me falló”.

 

 

Sigue leyendo: La Gran Sesión de Descarga Espiritual: El fin de las maldiciones de palabras pronunciadas

 

 

 

 

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/05/29/una-batalla-espiritual-en-contra-de-los-problemas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games