Nada que perder: una historia inspiradora

Nada que perder: una historia inspiradora

Por Redacción Periódico

Me llamó mucho la atención el apoyo que la Sra. Ester le dio al Obispo Macedo. Es un ejemplo que quiero seguir en mi vida: apoyar a mi pareja y creer en sus sueños, aunque parezca algo imposible de suceder”. Fue con estas palabras que la locutora de radio Kátia Azevedo dos Santos, de 29 años, explicó cuando vio Nada que perder, la historia real de Edir Macedo.

Además de Kátia, miles de personas que no son miembros de la Universal afirmaron haber sido impactadas con la película. Con más de seis millones de ingresos vendidos, Nada que perder es una oportunidad para que todos sepan la verdad que los medios de comunicación no contaron al respecto de la vida del líder de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Basado en hechos reales, el filme revela la trayectoria de luchas y superaciones del Obispo Edir Macedo que enfrentó el prejuicio, el poder público y la religión para llevar la Verdad y la fe a todos los pueblos y así tengan una oportunidad para recomenzar.

Esta superproducción tendrá la mayor distribución internacional de cualquier largometraje hecho en Brasil. La producción alcanzará cerca de 700 salas de cine en América Latina, África del Sur, Angola y Mozambique. En México, el 10 de mayo será la gran premier con el fin de inspirar a las personas a creer en sus sueños y alcanzarlos a través de una fe inteligente.

La película me motivó a nunca desistir de mis sueños, a tener fe y a colocar a Dios al frente de todo en mi vida”, finaliza Kátia.

 

 

Su padre es conocido como “el hombre que murió y resucitó”

 

Me llamo Ana y soy miembro de la Iglesia Universal desde hace tiempo. Esta semana, mi padre tuvo un infarto e ingresó muerto al hospital, según el médico. Le hicieron reanimación y terminó volviendo, pero con los signos vitales muy débiles. Pero él regresó en coma, lo tuvieron que entubar porque no podía respirar solo y el cuerpo no estaba recuperándose.

Mi hermana y yo vimos la película del Obispo Macedo y recibimos el pañuelo que él consagró en el cine. Mi hermana entró con el pañuelo, lo puso debajo de la sábana y determinamos que no aceptábamos ver a nuestro padre en esa situación. Después de 24 horas que mi padre tuvo el infarto y entró en coma, simplemente, despertó y volvió sin ninguna secuela.

Según la palabra del médico, él murió y resucitó. En el hospital que está ahora es conocido como ‘el hombre que murió y resucitó’. Hoy, mi padre vive para honra y gloria del Señor Jesús, sin secuelas y está fuera de peligro, ya no está en terapia intensiva. Estoy segura que Dios fue quien hizo el milagro por medio de nuestra fe al usar ese pañuelo consagrado”.

 

 

Lee más: Petrônio Gontijo en las entrevistas que realizó para diversos medios de comunicación, en la Ciudad de México.

 

 

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/05/15/nada-que-perder-una-historia-inspiradora/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games