Mare*, ¡qué bonita catedral!

Mare*, ¡qué bonita catedral!

Por Carmen Uribe

Fundada en 1542, la Blanca Ciudad, Mérida, es considerada uno de los destinos turísticos más bellos del territorio mexicano.

Y es que no es para menos, sus atractivos museos, parques, arquitectura centenaria y monumentos hacen que el distintivo encaje a la perfección.

Al ser erigida sobre la ciudad Maya de Toh, aún se pueden apreciar ruinas mayas y cenotes que, contrastando con las casas coloniales, lo vuelven un lugar bello y elegante.

Si bien es cierto que Mérida es la capital cultural y financiera de Yucatán, así como tiene gente amable y hospitalaria, también existe la necesidad de buscar a Dios para vencer las adversidades. Por eso, con capacidad para cientos de personas, el Centro de Ayuda Universal abre sus puertas todos los días para aquellos que llegan al Altar con la única finalidad de acercarse a Él.

Cabe decir que este recinto cuenta con muchas comodidades, como aire acondicionado, amplio estacionamiento gratuito y una sala especial dedicada a los más pequeños para hacer de tu estancia lo más agradable posible.

Ir a Mérida y no visitar la Universal sería como ir sin probar la deliciosa gastronomía que el estado nos ofrece. Te esperamos en la Calle 59 núm. 548, Col. Centro (a un lado del Hotel Ambassador).

 

 

 

Los médicos me dijeron que no volvería a caminar

 

Camina con seguridad, está feliz, enamorada; se nota por cómo ve a su esposo y en la sonrisa. Pero ¿quién pensaría que llegó a la Universal desdichada y en silla de ruedas?

Desde que me casé, mi vida fue terrible. Asistí con psiquiatras, pues me estaba volviendo loca por la depresión de ver mi matrimonio enfermo: había agresiones físicas, verbales y divorcio en puerta. Yo también estaba mal, tenía artritis reumatoide, debía tomar 12 pastillas diarias y en ocho meses los médicos me dijeron que no volvería a caminar”, cuenta Isabel Zapata.

No solo pensó en suicidarse, lo intentó al ver a su marido llegar borracho a su casa. Por eso, cuando supo que existía un lugar donde podía darle un giro a su vida, asistió esperanzada.

En cuanto llegué, hice una locura de fe y mi vida se transformó tanto que sané de las enfermedades. Al dejar el vicio en el que estuvo 20 años, mi esposo se convirtió en otro hombre. El matrimonio se arregló y mi economía es bendecida: tenemos cuatro negocios, carros y una casa hermosa. No fue fácil, pero logramos salir adelante”, finaliza Isabel.

 

 

Tal vez te interese: Inauguración de una linda Catedral de la Universal en Toluca

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/05/13/mare-que-bonita-catedral/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games