91 días en el Abrigo del Altísimo ― Onceava semana

91 días en el Abrigo del Altísimo ― Onceava semana

Por Asarel Soto

Durante la transmisión hecha en vivo, recientemente, en su página oficial de Facebook, el obispo Edir Macedo habló sobre lo que hace la distinción entre “Abeles” y “Caínes”.

Según él, la respuesta está en este versículo:

“Todo lo que el Padre Me da, vendrá a Mí; y al que a Mí viene, no le echo fuera.” Juan 6:37

“Esto significa que hay dos tipos de personas, dos tipos de ofrendas. Existe aquella ofrenda en la que el Padre lleva a Jesús, la ofrenda como la de Abel; y existe la ofrenda en la que el Padre no lleva a Jesús, que viene por cuenta propia, por eso la persona no permanece, se desanima en medio del camino, no logra absorber la Palabra”, aclara el Obispo.

No es que Dios escoja aleatoriamente a quién enviará a Jesús, por el contrario. Él observa minuciosamente el comportamiento, el carácter, la manera de ser de cada uno, como hizo con Caín y Abel. Él sabe quién es sincero, humilde, quién está listo para oír y obedecer la voz de Jesús. “El Padre sabe quién está buscándolo y está viendo de lejos, ansioso por este momento”.

Sin embargo, Caín había tenido la misma educación de Abel y recibido de sus padres las mismas enseñanzas, pero él no creyó. El corazón de Caín no era íntegro, entregado y temeroso a Dios como el de Abel, por eso, él no tuvo el cuidado de preparar la mejor ofrenda. Al contrario del hermano. “No estaba implícito en aquella ofrenda un alma generosa, desprovista, un alma liberal. Era una ofrenda casi impuesta, porque Dios no la había pedido”, destaca el obispo.

Y continúa: “Caín representa a aquel que el Padre no envió al Hijo. Como aquellas personas que hacen por tradición o religiosidad, y no por consideración a Dios”.

Pero, cuando la persona tiene un corazón como el de Abel, Dios dice:

“Por cuanto en mí ha puesto su amor, Yo también lo libraré; le pondré en alto, por cuanto ha conocido Mi nombre.” Salmos 91:14

Este es el versículo que corresponde a la 11ª semana del propósito “91 días en el Abrigo del Altísimo” y es exactamente eso que Dios hace con quienes demuestran consideración, amor y reverencia con Él, tal como hizo Abel.

Si usted se encuentra en el fondo del pozo, sepa que Dios, en Su infinita misericordia, usa situaciones –como la que usted está viviendo- para llevar a la persona hasta Jesús. Él no es el culpable, pero sabe que cuando estamos en el fondo del pozo, sin salida, miramos hacia lo Alto y pedimos socorro. Y Él, de pronto, envía a Su Hijo para salvarnos.

Si usted desea ser como Abel y tener el privilegio de ser esa persona que el Padre cariñosamente le envía hasta el Hijo para ser salvo por Él, participe de las reuniones de esta 11 ª del propósito “91 días en el Abrigo del Altísimo”, y reciba la protección del Altísimo.

Este propósito se lleva a cabo en todos los Centro de Ayuda Universal, encuentre el más cercano a su domicilio en nuestra agenda de direcciones.

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/03/12/91-dias-en-el-abrigo-del-altisimo-%e2%80%95-onceava-semana/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games