La primera oveja

La primera oveja

Por Asarel Soto

¡Buen día, Sra. Cris!

Oyendo la Palabra Amiga del Obispo Macedo sobre la ofrenda de Abel, una palabra quedaba siempre en mi cabeza: “la primera oveja”. Él agradó tanto a Dios con la entrega de la primera oveja, que quise saber “la importancia de esta”, para que yo también pudiera hacer lo mismo que Abel. Recordé entonces a una familia, cuyos integrantes son miembros de la Universal de Nazareth, y su padre era un pastor de ovejas. Los busqué y comparto con usted las informaciones que me pasaron.

La primera oveja es la que da origen a todo el rebaño, ella los genera, los alimenta con su leche, los cría, los lidera. Un pastor que tiene la primera oveja bien domada no tiene trabajo en pastorear el rebaño, pues él la conduce, y ella lidera a todo el resto. El rebaño sigue a la primera oveja.

Si tomamos una pequeña, no hay mucha pérdida, pues aún no tiene nada que ofrecer, no tiene carne, no tiene grasa, no tiene lana, no puede procrear.

Por su parte, ¡la primera oveja no! Esta tiene mucha carne, mucha grasa, mucha lana, mucha leche, la posibilidad de continuar engendrando y aumentando su rebaño, además de que, si la quita de allí, todo el resto del rebaño se pierde, pues se siente confundido, sin referente.

Muy fuerte, ¿no es cierto?

Con cariño,
Josi

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2018/03/07/la-primera-oveja/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games